Volkswagen Vehiculos Comerciales

El principio de otra cosa

Nos repetíamos una y otra vez: “no volveremos nunca. No volveremos nunca. No volveremos nunca”. Acabábamos de pasar los trámites de la frontera de Rosso entre Mauritania y Senegal. Ha sido, de lejos, la peor experiencia de toda la aventura. Y nos volvíamos a repetir “no volveremos nunca”. Eso fue el 10 de julio. El 28 de septiembre nuestro corazón se aceleró cuando nos dijeron que no podíamos acceder a Mauritania desde Diema. Las lluvias habían inundado la zona y la pista estaba cerrada. Debíamos volver a Rosso para salir de Senegal. Y eso era una carga excesiva para nuestras cabezas. Recorrimos los 100 kilómetros que separan Saint Louis de Rosso en silencio. Los dos sabíamos que nuestro juramento quedaba roto en ese momento. “Joder, al final hemos vuelto” pensaba yo cuando nos acercábamos irremediablemente a ese infierno.

Pero ya no éramos los mismos que cuando llegamos a principios de julio. Habíamos pasado unos veinte trámites aduaneros y ya sabíamos decir NO a un policía corrupto cuando nos pedía dinero para algún trámite. Sabíamos por qué cosas se pagaba, cuánto y a quién. Con esa ventaja en nuestras mochilas (léase cabezas) afrontamos el primero de los trámites: el sello de salida en nuestro pasaporte. Dos minutos de reloj y estábamos de nuevo en la furgo. El siguiente trámite era el sello en el Carnet du Passage en Douane (CPD). Entramos en el recinto del “puerto” fluvial. Sabía perfectamente lo que tenía que hacer, así que me fui a buscar a la persona adecuada. La encontré. Me puso el sello y… delante de la gente que estaba allí esperando me pidió 10.000 cefars por devolverme el documento. Forcejeamos un poco por el bloc (ni se me hubiera ocurrido hacer eso hace tres meses…) y cuando la cosa se calmó le expliqué que no iba a pagar ni un céntimo y a regañadientes me lo devolvió.

Siguiente trámite: la aduana. Entramos en la garita del policía de turno, nos pide “los papeles del coche y 5.000 cefars”. Harto ya de tanto corrupto suelto, saqué mi pasaporte y le enseñé página por página los más de 35 sellos que nos han estampado a lo largo del viaje. Le dije: “Ves todos estos sellos? Crees que llegamos ayer a África? No te vamos a pagar NADA!”. Nos hizo entrar en su despacho y nos intentó convencer una última vez de que debíamos pagar. En un despiste cogimos nuestros pasaportes y salimos de allí. Más tarde vengó su rabia impidiéndonos subir en el primer ferry. “Como si tuviéramos prisa” le dijimos. Y esperamos pacientes al siguiente. La parte Mauritana fue mucho más fácil, sin sobresaltos de ningún tipo ni amenazas ni nada por el estilo.

Queríamos llegar hasta Nouakchott ese mismo día. Y lo logramos. Decidimos dormir donde la primera vez, en el Auberge Menata. Está sucio, no tiene presión de agua para ducharse y está lleno de mosquitos. Pero nos gusta el ambiente. Al entrar allí, según las guías, puedes encontrarte con algún que otro overlander. En julio no había nadie, pero esta vez sí. Una pareja de jubilados con un Toyota HZJ que tenían previstos 9 meses de viaje por África y dos cicloturistas muy jóvenes que nos hicieron reír un rato. Compartimos sobremesa después de la cena. Lógicamente, nos bombardearon a preguntas sobre trámites, fronteras, seguridad… Todos nos fuimos contentos a dormir y a la mañana siguiente, cada uno por su lado.

Nos despertamos aún de noche para intentar llegar a Marruecos ese mismo día. A medio camino nos sorprendió una pequeña tormenta de arena. La temperatura subió hasta los 50ºC. La nevera también empezó a sufrir. No podía bajar de los 11 grados, seis por encima de lo que es normal. La furgo se empezó a llenar de arena fina que entraba por todas partes. El calor se hizo insoportable. Y esta situación duró unos 200 kilómetros… Muy duro para nuestros cuerpos y para la mecánica de la furgo. Son momentos en los que piensas en la dureza de la vida en ese país. Poca gente se aventura a vivir en el Sahara y quien lo hace es alguien especial.

Alcanzamos la frontera de Mauritania sucios y sudados. No tuvimos ningún problema para hacer los distintos trámites. Y por allí, por una zona desértica y llena de polvo, rueda ahora una de las bicis que compramos en Burkina. La mía, la que se partió en dos y soldamos. La vendimos…

Otra vez volvíamos a estar en tierra de nadie, ese tramo de cinco kilómetros impracticables y llenos de coches abandonados. Nos llevamos una sorpresa: alguien se había encargado de llevarse esos esqueletos que algún día sirvieron para desplazarse.

Marruecos era el último país por el que debíamos pasar para llegar a España. Nos esperaba el puerto de Tánger para dar casi por finalizado el viaje. Pero nos quedaban 2500km por recorrer, unos kilómetros de un paisaje inigualable. El sur marroquí es sobrecogedor, solitario, cálido pero agradable, batido por los vientos atlánticos que refrescan la costa casi continuamente. Hay tanto por descubrir…

Pasar la frontera por la tarde, con scanner completo a la furgo, complica seguir rodando. La noche se te echa encima. Divisamos unas dunas a lo lejos y pusimos rumbo a ellas. El desierto no nos dificultó alcanzar la que, quizás, era la más grande. Su forma de media luna nos sirvió de refugio. La arena parecía abrazarnos. Un paraje sin igual para descansar una noche a la luz de las estrellas. Sin un solo ruido, sin una sola molestia. Una soledad que daba miedo a ratos. Una sensación agradable. E inolvidable.
Subimos a lo alto de la duna. Parecía estar esperándonos. Y bajamos por su cara más recta, un tobogán de arena finísima y blandísima. Nos duchamos (con la ducha de 12 voltios) para quitarnos la arena y el calor mauritano, cenamos a la luz de una vela y deseamos no olvidarnos nunca de ese regalo que nos hizo el desierto, el viento y la arena. Algo irrepetible. Las dunas siempre están en movimiento y nunca la volveremos a ver como la vimos esa noche.

En Dakhla paramos en busca de una conexión a Internet. Claudia debía enviar un mail urgente. Nos habíamos prometido hacer kite surf cuando volviésemos, pero nuestro bolsillo no podía aguantar un extra como ese a estas alturas. Hicimos ver que no nos acordábamos y abandonamos la bahía sin dejar de contemplar el magnífico paisaje que brinda a los que la visitan.
También paramos en Camp Beduin. Buscábamos reencontrarnos con la cocina de Hafida. Y otra vez la lección de África que no acabamos de aprender: no se pueden hacer planes. Nunca. Llegamos a Camp Beduin después de una paliza de 600km desde Dakhla y Hafida no estaba. Pero el tagine de verduras que nos prepararon los que allí estaban suplió con creces su ausencia. Volvíamos a pasar la noche en medio del desierto, pero esta vez en compañía: unos alemanes que iban camino de Mauritania. Uno con un Mercedes G y otro con un Toyota Hj 60. Todos se sorprenden al vernos viajar con la Syncro… Al calor de una pequeña fogata pasamos un buen rato hablando.

Y el camino de vuelta a casa seguía implacable. Imparable. Alcanzamos Tiznit y en el camping municipal estaba acampada media Francia. “Se nota que vamos hacia el norte. Cada día encontramos más turistas” le dije a Claudia. También en Tiznit fuimos a comprar al mercado. Un poco de fruta, unas verduras y unas olivas buenísimas. Y una tela de PVC para la baca. Más vale tarde que nunca…
Y de allí a Marrakech para volver a su plaza y a su zoco. Decidimos perdernos y ver qué ocurría. Lo que pasó fue una tarde espléndida entre gente, tiendas, vendedores, gatos, bicis y demás.

No podíamos parar. La costa nos llamaba de nuevo. Entre Casablanca y Rabat hay un pueblo llamado Mohammedia. Pasamos un par de noches y compartimos muchas cosas con sus habitantes. Eran las últimas horas de nuestra aventura. Teníamos que partir rumbo al norte, rumbo al final del viaje.

Podría haber empezado a escribir este post en el puerto de Tánger. Teníamos varias horas de espera así que hubiera sido un buen momento. Pero las emociones no me dejaban siquiera plantearme abrir el ordenador. El proyecto de 10fronterasfotofurgo, la aventura, llegaba a su fin. Se acababa. Quedaban dos noches de ferry pero esa era la despedida de África, un continente que nos ha fascinado. Una tierra que nos ha dado cobijo tres meses y medio, un poco más de lo planeado, pero en la que nos hubiéramos quedado mucho tiempo más. Nos vamos sabiendo que volveremos, que nos encontraremos de nuevo con la maravillosa gente de Breast Care International en Ghana, que pasaremos más tiempo en Malí, que nos compraremos otra bici en Burkina, que nadaremos en las lagunas de Senegal, que atravesaremos el río Gambia, que miraremos al cielo buscando el fin de los rascacielos de Cote d’Ivore. Nos vamos sabiendo que volveremos a pasar calor en Mauritania y frío en Marruecos. Se acabó por esta vez. Pero no por siempre…

IMG_9961

IMG_9953

IMG_9943

IMG_9930

IMG_9991

IMG_9986

IMG_0009

IMG_0032

IMG_0035

IMG_0043

<img src="http://10fronterasfotofurgo.files.wordpress.com/2013/10/img_00461.jpg?w=690″ alt=”IMG_0046″ width=”690″ height=”460″ class=”alignnone size-large wp-image-696″ />

IMG_0051

IMG_0068

IMG_0077

IMG_0087

IMG_0096

IMG_0113

IMG_0177

IMG_0210

IMG_0236

IMG_0283

IMG_0286

IMG_0290

IMG_0306

IMG_0333

IMG_0336

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, breast care international, camper, cancer, claudia maccioni, frontera africana, jose ramon puig, Marruecos, Mauritana, ONG, overland, Patrocinador, Patrocinio, senegal, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

¿Cuántas farolas tiene tu pueblo?

Muchas ciudades europeas miden su competitividad con sus vecinas en aspectos como los servicios que tiene, los supermercados, los centros comerciales, las universidades, el equipo de fútbol o incluso las marcas de los coches matriculados. Pero deben estar equivocándose en algo. Que tu ciudad sea más importante que cualquier otra lo da el número de farolas que tiene a la entrada y a la salida de la calle principal. Hemos visto ciudades con kilómetros y kilómetros de farolas dándote la bienvenida, con grandes avenidas llenas de polvo y farolas por todas partes. Una seguida de otra. Y da igual la forma. Se pueden combinar farolas antiguas con algunos diseños que se denominarían “arriesgados” incluso para ciudades de diseño como Barcelona. Y entre medio de esas altas farolas, otras más modestas, las típicas que puedes ver en cualquier pueblo del pirineo.

Ejemplos los hay en todas las zonas por las que hemos pasado: El Alayún, Tarfaya, Guelmin o Tiznit en Marruecos; Nouackchott en Mauritania; Kayes o Sikasso en Malí; Bobo en Burkina; Yamoussoukro en Cote d’Ivore; Volgatanga en Ghana; o Thiés en Senegal. Parece ser que cuantas más farolas mejor. Con un denominador común. Ninguna funciona por la noche…

Y deberían, pues en cuanto anochece no se ve absolutamente nada. Y muchas veces tienes miedo de atropellar a alguien, a algún niño. Sobre todo en Senegal. Hay niños por la calle. Muchos niños y de toda clase. Los hay que van camino a la escuela. Hay algunos que pasan el rato mirando la gente pasar. También hay niños que juegan al futbolín. Y hay otros que viven en la calle. Senegal es el país de los niños. Hay tantos que parece una guardería. Pero los que llaman la atención son los niños de la calle. Los encuentras con sus latas vacías pidiendo que les eches no dinero, sino comida. La historia de estos pequeños es casi siempre la misma: una familia de la zona rural le confía a un familiar que vive en la ciudad el cuidado de uno de sus hijos. Pero ese familiar no quiere hacerse cargo del niño y lo abandona a su suerte. Muchos no saben dónde nacieron, ni cual es el poblado en el que viven sus padres. Existen algunas ONG’s en países como Ghana que intentan darles una profesión para el futuro, pero son sólo unos pocos afortunados los que acceden a esas ayudas.

Senegal, tan grande y tan verde. Llueve. Es el primer país donde la época de lluvias se deja notar. O el último, según se mire. Pero aquí, dejando a un lado Tambacunda y Kaolak llegas a Dakar y ves que algo no anda bien. En la capital se mezclan coches de lujo con humeantes vehículos de más de 40 años; mansiones de tamaño imponente con chabolas a sus lados; tiendas de lujo con vendedores ambulantes de huevos duros. Aquí, a Dakar, fueron a parar todas las sedes de las grandes empresas y organizaciones mundiales que huyeron de la guerra de Cote d’Ivore. El sueldo medio de un senegales es de 100.000 cefars, poco más de 150 euros. Pero el señor de World Food Programme (o Programa Mundial de Alimentos) que no hace nada más en todo el día que asistir a cursos de formación (en Senegal los cursos de formación son remunerados) dispone de un coche de 60.000 euros, dietas pagadas, casa pagada y sueldazo. Y no debemos olvidar que WFP forma parte de las Naciones Unidas y lucha contra el hambre… No nos parece la mejor manera de luchar contra nada el vivir como un rico cuando a tu alrededor hay gente que se tiene que espabilar con un euro al día.

Pero en este país hay cosas fantásticas, como nuestro querido Zebrabar. Hemos vuelto a estar allí. No podía ser de otra manera. La paz y la tranquilidad y el ambiente y la naturaleza. Todo junto en este estratégico campamento. Allí seguía la laguna, las mesas al borde del agua, las cabañas, las palmeras, los cocos, los empleados que son como de la familia… Queríamos llegar como fuese, aunque tuviéramos que dormir en una gasolinera a medio camino. Esta vez accedimos a través de una pista por el sur. 13 ó 14 kilómetros que las lluvias habían dejado llenos de trampas. Pero llegamos. Queríamos quedarnos dos noches, pero una gastroenteritis nos obligó a quedarnos cinco días. No estuvo mal, sobre todo pensando que la siguiente etapa nos llevaba a Mauritania y a Rosso… No pudimos acceder a Diama porque las lluvias habían inundado la pista de acceso. Volvíamos al infierno.

IMG_9892

IMG_9868

IMG_9837

IMG_9814

IMG_9775

IMG_9751

la foto-11

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, breast care international, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, jose ramon puig, ONG, overland, Patrocinador, Patrocinio, peace and love hospital, senegal, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3, vw t3 syncro, Weinsberg | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Juramos volver

Nada que ver con el resto de los países que hemos visitado. Dijimos que volveríamos y así lo hicimos. Malí, tan temida desde que aparece en los telediarios, nos volvió a sorprender. Y ya estamos pensando cuándo será la próxima vez que la visitemos. Esta vez lo hicimos porque queríamos. Sin ningún temor, abiertos a lo que nos ofrece ese país y sus gentes. Malí está lleno de sonrisas por todas partes. Solo tienes que buscarlas un poco. Una mirada es suficiente para descubrir los blancos dientes de los que allí habitan. Y da lo mismo que sean niños, adolescentes, adultos o ancianos. Todos dibujan una gran sonrisa cuando te ven.

En esta ocasión habíamos decidido no dormir en ningún hotel de las ciudades importantes del país. Más que nada porque nos estamos quedando sin dinero y tenemos que ahorrar como sea…
Entramos a través de la frontera con Cote d’Ivore. Para este viaje disponemos del Carnet du Passage en Douane (CPD), unos impresos oficiales para la importación temporal de un vehículo. Te ahorra muchos problemas en las aduanas de las fronteras y bastantes euros, pues donde no sirve te suelen cobrar una cantidad importante por un permiso para transitar por el país que suele ser de 15 días. Malí es uno de estos países. El CPD no sirve y debes pagar 5.000 cefars por la furgo. Allí que nos plantamos los dos con nuestro bloc de documentos de importación (CPD) y con toda la cara del mundo les explicamos a los aduaneros qué era eso que tenían delante de sus ojos y cómo se rellenaba. El 99% de los que trabajan en las fronteras no han visto un CPD en su vida… La primera vez, entrando desde Senegal, nos dijeron que no servía. Pero esta vez coló. Así que con el sello en el CPD empezamos a entrar en Malí.

La tarde en West Africa dura poco. A las 18h anochece. Queríamos dormir en Sikasso, la primera ciudad después de la frontera, pero al llegar allí nos dimos cuenta de que no era muy agradable dormir en la furgo en medio de una ciudad africana. Aún quedaba una hora y media de luz y decidimos seguir rodando. Tras una hora más de conducción vimos un poblado a lo lejos y decidimos acercarnos a ver si nos acogían para dormir allí. Guelebougoula resultó llamarse. Al llegar preguntamos por el jefe del poblado, que muy amablemente nos aceptó. Nos dejó aparcar la furgo en medio del poblado. La gente no hacía más que mirar y mirar. Miraban todo lo que hacíamos. Si abría el portón, todos se acercaban. Si abría la puerta lateral, todos se acercaban. Sacaba la mesa y allí estaban. Mirando. Se acomodaron a unos pocos metros y allí pasaron las horas. Nosotros preparamos un poco de pasta con tomate para cenar y les acercamos un plato para que lo compartiesen. A los dos minutos ya teníamos el plato de vuelta con una sonrisa de oreja a oreja. Después de cenar, una infusión y a dormir. Poco había para hacer, sin luz, sin vernos las caras, sin hablar nada de nuestras respectivas lenguas. Así que nos metimos en la cama. A la mañana siguiente nos despedimos cordialmente de todo el poblado y seguimos la marcha.

La noche siguiente la pasamos cerca de Bamako. Habíamos escogido un campamento que resultó ser un lugar idílico. Está a una media hora de la capital, en medio de la montaña, cerca del río Níger: Le Campament Kangaba. La historia del lugar es muy singular. Hervé, el propietario, es un francés fabricante de djembés. Un buen día tomó conciencia de que su trabajo destruía árboles y que estaba ayudando a la deforestación de África. Así que se fue a Malí y se compró un terreno en el que empezó a plantar árboles para compensar el daño que había hecho. Un terreno de 20 hectáreas con una colina a la que subir merece la pena. Un treking espectacular por las vistas. Poco a poco los amigos empezaron a presionar para que les hiciese una casita de madera para pasar unos días en plena naturaleza. Y una casita dio paso a otra. Y esa otra, a una tercera. Y así se construyó Le Campament. Se tiene que ir por lo menos una vez en la vida. Además, a Claudia le llovió una oferta de trabajo por parte de Mariane, la mujer de Hervé. Podeís verlo en su blog.

Tuvimos que dejar este paraíso maliense para seguir camino. Esta vez el anochecer nos cogió a medio camino de Kayes. Se suele llegar en un día, pero habíamos estado esperando el visado de Mauritania en la embajada de Bamako (que no conseguimos…) y salimos tarde.
Así que la zona escogida para dormir fue la naturaleza. Nos desviamos por un camino que quedaba a nuestra izquierda y un gran árbol nos dio cobijo. Aquí no había nadie mirando. Pasamos la noche en soledad.

Senegal ya nos quedaba cerca. Un último esfuerzo para abandonar Malí y un último vistazo a las caras de sus gentes. Juramos volver de nuevo.

IMG_9481

IMG_9492

IMG_9496

IMG_9497

IMG_9500

IMG_9502

IMG_9504

IMG_9505

IMG_9507

IMG_9515

IMG_9519

IMG_9521

IMG_9531

IMG_9543

IMG_9549

IMG_9564

IMG_9591

IMG_9596

IMG_9607

IMG_9612

IMG_9618

IMG_9632

IMG_9723

IMG_9731

IMG_9733

IMG_9736

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, breast care international, camper, cancer, claudia maccioni, frontera africana, jose ramon puig, Mali, ONG, overland, Patrocinador, Patrocinio, peace and love hospital, T3 Syncro Weinsberg, volkswagen vehiculos comerciales, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

150 dólares

Los días de frontera son largos. Es una de las cosas a las que debes acostumbrarte cuando viajas por África. Y también debes saber que Ghana es uno de los países del oeste africano que más trabas pone a la hora de entrar. La razón no está clara. Tiene recursos (se encontró petróleo, lo que disparó su “valoración” mundial), industria, grandes ciudades. En cambio, parece que el turismo no va con ellos. Pero es nuestro destino principal, así que debemos ir.
Plantarse en la frontera de Burkina Faso con Ghana no lleva mucho tiempo. Son relativamente pocos kilómetros desde Ouagadougou. Eran las 11:30h cuando llegamos. Y salir de Burkina Faso tampoco fue difícil. “El día pinta bien!”, pensé.

Y así era hasta que llegamos a la frontera de la policía ghanesa. En las fronteras tienes, por un lado, la policía que te sella el pasaporte. Y por el otro, la aduana que te “sella” el vehículo. Nunca debes olvidar que necesitas los dos sellos, el de la persona y el del coche. Si no te van a cobrar nada por las gestiones que realicen por el coche, no te lo recordarán. Así que estate atento y pregunta siempre cual es el siguiente paso. No quiero ni imaginarme qué pasaría si accedemos a un país sin haber pasado por la aduana…

Nos presentamos los dos ante la policía. Nuestro contacto en Ghana, la gente de Breast Care Internacional, nos había facilitado unos visados ya que en Senegal no nos los hacían si no teníamos la nacionalidad senegalesa, que no es el caso… Rellenamos la ficha inicial, nos toman una foto para el visado biométrico (menuda farsa esto del visado biométrico en África…) y nos hacen entrar en una sala y sentarnos frente a un funcionario. A este hombre le debimos parecer de Marte, pues nos leía la petición de visado que le entregamos en voz alta, muy despacio, una y otra vez. Sobre todo la parte en la que ponía “payment on arrival”. Y lo leía. Y lo volvía a leer. Y nosotros respondíamos que lo entendíamos y que todo ok. Lo hizo una vez más para luego decir: “150 dollars for each one”. Casi nada…

Habíamos sacado dinero en un cajero, pero no tanto. No nos esperábamos ese precio. Preguntamos el porqué de esa cantidad y nos dijeron que era una Emergency Visa. Así lo ponía en el papel que nosotros mismos le entregamos: EV. Y no te queda otra que pagar. “Tarjeta de crédito”, dijimos. No cobran con tarjeta de crédito en casi ningún sitio por debajo de Essaouira (y estamos hablando de Marruecos…). Pero por intentarlo que no quede. No tuvimos éxito. La solución era volver a entrar en Burkina Faso para llegar a un pueblo llamado Pò, donde hay un cajero. Así que cojo la bici (sí, esa que está soldada y apañada de mala manera) y me encamino de nuevo a la frontera de Burkina Faso. Les explico a los funcionarios el problema y entre las risas que seguramente les provocaba el ver a un tipo blanco, sucio, sudado, con chancletas y en bici y el pedir permiso para entrar en su país de nuevo sin sello y en un francés pésimo, pues me dejaron pasar. No sin antes desearme que tenga suerte, porque desde la frontera hasta el cajero más próximo hay 20km a pleno sol. Y un sol de los que abrasan. No era buena idea ir en una bici hecha un trapo…

Busco una solución en forma de taxi-moto en el pequeño poblado fronterizo sin nombre. Negociamos el precio y le digo que me parece demasiado caro. Empiezo a caminar esperando el típico: “ok, ce bonne”. Pero esta vez lo que consigo es un reproche y que el “taxista” arranque su moto rápidamente y se dedique a decirle al resto de taxi-motos que no me lleven por menos de 10.000 cefars (él me pedía 4.000). Muy majete…
La chulería mafiosa de este tipo me obligó a empezar a caminar en busca de un taxi-moto “no oficial”. No tuve suerte. Me decanté entonces por seguir caminando hasta que una mujer me dijo que no siguiera, que desde donde estaba hasta mi destino no había ninguna sombra y que si seguía estaba “fou” (loco, palabras literales). Así que volví hacia el pequeño poblado fronterizo en busca de algún otro tipo de transporte. Vi un taxi (coche esta vez) y negocié el precio: 750cefars por trayecto. Lo que hacía un total de 1.500. Perfecto!
Aquí los taxis funcionan de la siguiente manera: son seis plazas “legales”. Y un taxi nunca arranca hasta llevar 6 pasajeros. Y yo era el tercero. Debíamos esperar a tres personas más. Las esperas suelen ser largas y tienes tiempo para pensar. Y me puse a hacerlo para, finalmente, darme cuenta de que no llevaba ni un cefar encima. Llevaba el pasaporte y la tarjeta de crédito. Nada más.

Hablé con el taxista para ver si me podía llevar hasta el cajero, parar, sacar dinero y pagarle. Pero le pareció demasiado sacrificio. Así que estaba otra vez como al principio pero con dos horas de sol de más encima de mi cabeza. Y Claudia, en la furgoneta inmovilizada entre las dos fronteras. Me puse a caminar de nuevo sin éxito. Nadie me rebajaba el precio. Cuando ya no sabía qué hacer y me disponía a volver a la furgoneta para esperar al día siguiente se acerca un chaval con su moto y me dice que por 5.000 me lleva y me trae de vuelta a la frontera. Y que le pago después. Al final lo acordamos por 4.000. Por fin…
De ahí hasta Pò con el gas a fondo. Pero llegué a las 17.00h, antes de que cerrase la frontera a las 18.00h.

Contento y con el dinero (y con más sol de la cuenta encima) entramos de nuevo en la garita para pagar los visados. Nos habían dicho que el cambio de 150 dólares era 100.000 cefars por cabeza. Se lo damos al policía y entonces, me ilumino: “serán realmente 150 dólares esos 100.000 cefars que nos han dicho?”. Salgo de la habitación con una excusa tonta y vuelvo a la furgo a mirar el cambio oficial que aparece en la guía que llevamos. No cuadra ni por asomo. Lo correcto sería 70.000 cefars por cabeza. Vuelvo a entrar, se lo comento a Claudia y les decimos lo que ocurre. El dinero ya no está encima de la mesa donde lo dejamos cuando salí hacia la furgo. Lo tiene el jefe de frontera en su despacho. Discutimos con los funcionarios hasta que ese jefe, cansado de oírnos, nos hace entrar en ese despacho y nos explica que el cambio es correcto porque es la comisión que él cobra por tener que cambiar de cefars a dólares. 60.000 cefars de gastos extras para cambiar. Menuda cara más dura… Más discusiones con la chulería extrema del jefe y su segundo de a bordo hasta el punto de decirnos que o le pagábamos en dólares o no nos daba el visado y que dormiríamos allí hasta que así lo hiciésemos. Claudia se arranca: “¿Porqué se tiene que pagar en dólares? Que yo sepa, esto no es Estados Unidos aunque se hable inglés! Esto es Ghana y vuestra moneda es el cedis! Así que si quieres cefars, como en un principio habías dicho, bien. Y si no, cambiamos a cedis y te pagamos en cedis! Pero en dólares, NO!”.

No hay manera. Le digo a Claudia gesticulando que llame al jefe de inmigración (que es quien nos había firmado la invitación/ visado). Y de repente, el jefe se pone a rellenar el recibo por un valor de 80.000 cefars, le da la orden a su segundo para que nos ponga el sello y listos. Nunca sabremos qué les hizo cambiar de opinión. Suponemos que llegaron al punto donde la gente paga o no paga. Y saben que si pasas de ese punto estás dispuesto a no pagar. Y nosotros lo pasamos…
La aduana de la furgo, por suerte, fue rápida y legal.

Llegamos hasta Bolgatanga, la primera ciudad de Ghana ,con la intención de encontrar un sitio rápidamente en el que descansar. Todos los posibles alojamientos estaban llenos. Todos menos uno. Un pequeño antro bajo el nombre de Sandgardens. La habitación no tenía nada que envidiar a la de cualquier hostal de puerto que todos hemos visto en las películas españolas que se centran en las aventuras y desventuras de gente más o menos marginal. Horrible no lo define del todo bien… Pero dormir en la furgo no nos pareció seguro. Así que, derrotados, sucios, sudados y malhumorados nos duchamos y nos metimos en la cama. Pero el día no podía terminar sin alguna sorpresa más: la fiebre, que me quiso acompañar toda la noche. Pensamos que sería malaria y nos hemos equivocado. Debió ser una insolación. Pero hemos llegado a Ghana, que era lo importante.

Todo lo explicado no puede ilustrarse. En las fronteras no se pueden hacer fotos y llegamos a Bolgatanga ya de noche. Esa es la razón por la que este post solo tiene dos fotografías…

DSCF0828

DSCF0832

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, Burkina Faso, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, frontera africana, Ghana, jose ramon puig, ONG, Patrocinio, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Bicis y gusanos

Puedes leer por ahí que Burkina Faso es un sitio para quedarse más tiempo del planeado. Pues debe ser cierto. Un país que se puede cruzar en tres días (a nuestro ritmo, con un coche normal te lo pules en un día) nos costará, si todo va bien, una semana entera. Son muchas cosas las que ocurren aquí. La gente es seria si la comparas con los malís (nadie se pone de acuerdo si son malís o malineses). Pero a la que entablas una conversación se destapan como muy amables. Te dan la bienvenida a sus país y se interesan por ti, por cómo va el viaje, por saber de dónde eres, por tu familia incluso. Y no te molestan. No vas por la calle seguido por una hilera de personas intentando venderte algo. Puedes pasear, mirar algo que te gustaría comprar, hacer fotos, tomarte un café en un bar…

Bobo-Dioulasso es, ya lo dijimos, la segunda ciudad de Burkina Faso. Viven cerca de 450.000 personas, pero la verdad es que cuesta imaginar dónde se meten. No parece tan grande. No hay edificios, no hay grandes barrios. Lo único que hay es polvo y en época de lluvia, como ahora, charcos y barro. Por todas partes hay agua que se queda estancada y se llena de mosquitos. Que te destrocen los pies y los brazos a picotazos es fácil. Y mejor usar un anti mosquitos efectivo de verdad y no lo que todo la gente en España usa: Relec extra fuerte. Debemos visitar las farmacias de aquí para que nos den un remedio urgente…

Bobo (así la llaman) es, en definitiva, agradable. Y está llena de gente agradable. Tanto oriundos como extranjeros. Nosotros coincidimos con una familia francesa de lo más simpática: Fanny, Mika, Satine y Toscan. Son profesores en Nimes. Y viajan con sus dos pequeños de 4 años y 6 meses. Son viajeros. Trabajan para viajar. Este año han decidido pasar los dos meses de vacaciones que tienen visitando Burkina Faso. Nosotros hemos decidido hacer como ellos. Seguir viajando pero a un solo destino y estar el tiempo necesario para conocer a fondo todo un país. Fanny y Mika llegaron a Burkina Faso en avión, se compraron dos bicis y se mueven con transporte público. Y coinciden que África es duro. Y más con dos niños pequeños (uno de ellos un bebé). Tienen un blog muy interesante que recomendamos visitar (si quieres leerlo, haz click aquí).

De ellos, a parte de una cena muy agradable, sacamos una forma de ver las ciudades: en bici. Uno de los días se fueron a visitar una población cercana a Bobo y nos ofrecieron sus bicicletas. No lo dudamos ni un segundo y nos lanzamos al tráfico africano pedaleando. La experiencia nos gustó tanto que ahora tenemos dos bicis vintage africanas dentro de la furgo. Y digo dentro porque el primer día las pusimos en la baca y al pasar por el primer árbol una rama se coló por el cuadro y partió mi bici en dos y dejó la llanta para tirar. Una chapuza con soldador y unos pisotones a la llanta me permiten seguir rodando. La máxima de por aquí: seguir rodando. Harán lo posible para que no te quedes parado. Aunque sea una de las peores chapuzas que haya visto en toda mi vida. Ahora no tengo frenos, voy con una bici en la que el chasis está doblado como si le hubiera pasado un camión por encima y con una rueda que parece un tobogán de un parque acuático. Pero me desplazo. Genial…

Para entrar a Ghana hay dos opciones: o por una carretera desde Bobo o bien desde la capital, Ouagadougou. La primera, que es la más corta, está impracticable en época de lluvias. Y además es de arena. Una arena que aquí es arcilla y que cuando llueve se convierte en un barro implacable. Al mínimo error, te quedas atrapado. La solución es desplazarse hasta la capital, a 370 km al este. Queríamos dormir en un poblado auténticamente Burkino y lo hicimos. La experiencia es inolvidable. Tanto por sus habitantes como por sus múltiples animales e insectos. A contar: burro, lagartos, tortuga, gallinas, hormigas gigantes, mosquitos, moscas, libélulas, pulgas… Pero la ducha africana (un espacio al aire libre con un barreño lleno de agua y un cazo para coger el agua y echártela por encima) y los niños que jugaban sin parar hace que olvides cualquier tipo de incomodidad.

La noche fue larga, pues a las 20h ya estábamos metidos en la furgo. Sin luz eléctrica, con noche cerrada (aquí anochece a las 18.30h), con mosquitos y hormigas picándote y con una compañía que no habla apenas francés, poco se puede hacer. Al levantarse, un té, un café y a seguir camino. Un poco de pan con mantequilla acompaña a la bebida. Lejos queda el homenaje que nos dimos en una tienda de productos orgánicos de Bobo, con su cerveza artesanal y sus platos combinados de productos vegetarianos. Y si seguimos hablando de comida, una de las anécdotas del viaje la hemos tenido en Ouagadougou.

Andábamos con las bicis buscando un mecánico que fuese capaz de afinar ligeramente los desperfectos que había sufrido la mía. No lo encontramos, pero nos paramos delante de un local del que salía música en vivo. Un pequeño grupo de música africana nos esperaba en una especie de plaza de pueblo andaluz. No por lo bonita, sino por la distribución con una gran zona central al aire libre y sus laterales cubiertos. La música sonaba y observábamos las habilidades de la gente para bailar. Esta claro que los negros llevan la música en los huesos.

En una de estas aparece un hombre con una bolsa de la que sacaba algo que se llevaba a la boca. Se acerca y nos ofrece unos gusanos que ya habíamos visto en un mercado rural y que visualmente son poco agraciados. Habíamos estado observando que la gente comparte todo lo que come y que es un feo muy importante rechazar algo a lo que te invitan. Así que no nos queda otra. Nos miramos y nos lo llevamos a la boca: un gusto entre quemado, ahumado e indefinido. Y cruje… Lo acabamos de empujar con un poco de cerveza y nos pedimos unos cacahuetes, que por cierto no están tostados y son frescos.

IMG_5738

IMG_6156

DSCF0792

DSCF0801

DSCF0811

IMG_5924

IMG_5928

IMG_5933

IMG_5949

IMG_5972

IMG_5973

IMG_5985

IMG_6008

IMG_6024

IMG_6032

IMG_6047

IMG_6069

IMG_6106

IMG_6113

IMG_6147

IMG_6161

IMG_6165

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, Burkina Faso, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Malí y un mes

Mali está ahí. Siempre lo ha estado. Me refiero a que desde un primer momento fue un destino que nos planteamos. El porqué no está muy claro. Supongo que las dificultades de visitar un país que está en guerra lo hacen más atractivo. Así que la decisión “obligada” de pasar por Malí nos llenó de emoción. Al principio.

Es cierto que era nuestra única opción de llegar a Ghana una vez anunciado que no pasaríamos por Guinea (quizás a la vuelta?), así que no hay otra. Tienes que pasar sí o sí. Y eso, quizás, fue lo que más me costó. No fue una decisión tomada relajadamente estirados en la cama de un hotel con aire acondicionado. Aunque, la verdad sea dicha, habíamos decidido pasar por Malí a la vuelta. Pero fue en caliente, sin reflexionarlo. Sin pensar en pros y contras. Y claro, si estás acostumbrado a ver las noticias y a escuchar lo que dice la gente y a leer foros de aventureros que hablan mucho sin salir de casa, pues le coges respeto a las cosas. Llámale respeto; llámale miedo. Y yo sentí miedo. Era algo inconsciente, algo que salía de mi interior. Llevábamos 20 días viajando y no sabíamos nada de la situación del país. Pero allá íbamos. Nos levantamos en Tambacounda, Senegal. Y las sábanas se me pegaban. Seguramente de forma más que consciente. Buscaba, sin conseguirlo, retrasar el momento de partir hacia Malí, hacia ese infierno que mi cerebro imaginaba influenciado por todo: los telediarios, los periódicos, internet, la familia, los amigos…

Pero llegó el momento de subirse a la furgoneta, de ponerse detrás del volante, de encender el motor. Y la tensión fue aumentando. Claudia era la diana perfecta para descargar mis miedos. De hecho era la única. Tuvo que soportar mis enfados y mis reproches por haberme llevado hacia donde inconscientemente no quería ir.

Y llegamos a Malí. La frontera fue un pequeño infierno. No por los funcionarios, sino por la cantidad de camiones que había. Se tiene que atravesar un poblado de estrechas calles de fina arena batida. Y cuando llevas una hora de cola detrás de estas moles que lanzan calor al exterior como si fueran hornos con ruedas llegas a la aduana. Sorpresa: “donde están los pasaportes sellados?”, logro entender. “No los tengo” pienso para mis adentros y empiezo a sudar. “Dónde los sello?” pregunto en un mal francés. Malo. Muy malo. Estaba al otro lado del pueblo. Eso significaba que teníamos que dar marcha atrás, sellar los pasaportes y volver a hacer la cola. Pero lo hicimos. Y no nos pareció tan mal. Por que te acostumbras a todo esto. La burocracia, las colas, las horas de espera, los funcionarios en sus cuchitriles llenos de papeles y suciedad. Lo que al principio te llama la atención y te desespera y te recuerda que eres occidental, ahora es un puro trámite que pasas sin más. Sin nervios. Sin miedos. Una sonrisa en la boca y cara de pardillo. Eso ayuda mucho. Será que algo ha cambiado en nosotros desde que pusimos los pies en África…

Así que después de unas dos horas y media ya estábamos circulando por Malí dirección a Kayes, a unos 200km de la frontera. Nos sorprendió la calidez de la gente y lo auténticos que son. Si les saludas con la mano, se les forma una sonrisa. Dejan ver sus blancos dientes, sus bocas abiertas. Ríen y se les ve felices. Y si paras, acuden a ti, pero no para venderte nada. En realidad sí. Te venden algo, lo que tienen. Pero si les dices que no, no les parece ningún desprecio, no insisten y rápidamente te dan las gracias y se van. No hay signos de violencia por ningún lado. Claro! Estamos en el sur y aquí parece que no haya habido guerra. Pero mi cerebro no quiere reconocerlo. Estamos en Malí y eso es lo que cuenta. Por suerte sus gentes son encantadoras. Y todos los miedos desaparecen.

Malí es tan bonita y su gente tan diferente al resto de lo que hemos visitados que volveremos. Nos ha encantado la experiencia. No tienes buenas conexiones a internet, no hay campings, no hay infraestructuras turísticas. Pero es maravilloso. Hemos vivido situaciones que no hemos podido vivir en otros países. Y es precioso. Mucho. Mi cerebro se liberó por fin de la tensión y empezó a disfrutar. Que maravilla viajar así.

Pero desgraciadamente sólo tres días han sido suficientes para dejar atrás este país. La segunda jornada fue maratoniana, con 670 kilómetros en 12 horas, problemas con la gasolina y circulando más de tres horas de noche, la prohibición máxima de los que viajan con coche por este continente. Llegamos a Bamako exhaustos, sucios, sudados y con ganas de meternos en la cama. Y eso hicimos para poder continuar al día siguiente hacia Sikasso, a solo 50 kilómetros de la frontera con Malí. Pero la aventura nos tenía preparada la primera sorpresa en forma de avería mecánica importante desde que salimos de Barcelona.

Al parar en una estación de servicio a repostar y mientras el gasolinero llenaba el depósito de la furgo con gasoil bueno (en Malí es muy difícil encontrar buen combustible) me dio por mirar la parte trasera. Vi una mancha a la que no di importancia. Aquí todos los coches pierden aceite. Pero esta vez observé como la mancha se iba haciendo grande. Sin duda la fuga la teníamos nosotros. Aparto la furgo y con la mano compruebo que es gasoil. Primer pensamiento: “mierda!”. Segundo pensamiento: “vale, vamos a ver qué pasa”. Al abrir el compartimento del motor encuentro que en la zona del primer inyector hay un charco de combustible. Pero después de comprobar veo que es un tapón del sobrante que está rajado. No tengo recambio para eso, pero esto es África y aquí lo arreglan todo. Encuentro al mecánico del pueblo debajo del suelo de una limusina Hummer (¡!) que había atraído la atención de todos los que allí vivían. Incluso los trabajadores de la gasolinera se habían acercado para ver el espectáculo. Le enseño mi problema, me dice que ahora vuelve y a los dos minutos aparece con un apaño de los que no se le ocurren a un mecánico europeo en 10 horas: un tubo de presión con un tornillo enroscado en la punta a modo de tapón. Fantástico! Lo coloca, arranco y observo como esa fuga queda reparada pero ahora pierde por otro lado. Un calentador nos quiere fastidiar. Me subo al techo, abro la caja de herramientas, cojo una llave de tubo del 10 y una llave inglesa. Bajo del techo, le meto un apretón sin mucha confianza. Arranco y… solucionado! Vuelvo al techo, cierro la caja de herramientas, ato todo fuertemente, me bajo y seguimos camino.

Sikasso forma parte de esas ciudades poblado medio caóticas. Dormimos en un hotel junto con toda una tropa de observadores de la UE. Sí, en Malí hoy domingo día 28, hay elecciones. Nos enteramos en la frontera, pero ya no había vuelta atrás. No nos hemos encontrado ni un problema desde que entramos. Y las tropas francesas solo las vimos en Bamako.

Salimos de Malí y en Burkina Faso nos reciben una cuadrilla de policías de lo más divertidos. Tanto que al enterarse de que estamos recién casados nos montan una boda improvisada, con abrazo incluido. Pasamos un buen rato y seguimos dirección a la aduana donde estaremos más de una hora esperando a que el funcionario tuviera ganas de ponerse a trabajar. Una vez se lo toma en serio y vuelve a su sitio, en cinco minutos salimos de allí. A los 500 metros, un control. Bajo y me voy a ver al funcionario a su garita. Me pide los papeles del coche, apunta lo que le parece como por ejemplo que el coche es un Volkswagen Castellón (cuando esa es la provincia donde lo compré) y me pide 2.000 cefars. Y por primer vez oigo a mi boca decir: “no, no pago si no me das un recibo” y la cara del militar empalidece. “Cómo? No quieres pagar? Aquí paga todo el mundo!”. Sentía miedo, pero estaba lanzado: “si no me das un recibo, no te pago”. Salgo de la garita y le digo a Claudia que prepare 2.000 cefars (por lo que pueda ser). El funcionario aparece a lo lejos, me grita y me dice con la mano que siga. Me siento medio orgulloso de lo que acabo de hacer, medio temeroso de las represalias que puedan llevar a cabo en el siguiente control. Pero no, no pasa nada…

Así que seguimos disfrutando de un paisaje cada vez más verde y frondoso. Al cruzar un puente vemos a unas mujeres lavando la ropa. Paramos, cogemos una tela y nos bajamos con ellas. Les pido que me enseñen cómo se hace. Me pasan el jabón y se ríen un buen rato de mi poca habilidad para lavar la ropa en el río. Decidimos ir hasta Bobo, la segunda ciudad de Burkina Faso. De momento, la avería sigue solucionada… Y por cierto, hoy cumplimos un mes de aventura!

IMG_5541

IMG_5553

IMG_5569

IMG_5584

IMG_5601

IMG_5615

IMG_5624

Categorías: 10fronterasfotofurgo, Burkina Faso, camper, cancer, claudia maccioni, jose ramon puig, Mali, ONG, Patrocinador, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Toubab! Hombre blanco

Querer descansar cuando estás viajando por África es legítimo. El calor, la comida, el idioma, las relaciones con la gente… todo te agota. Y este continente tiene ugares en los que relajarse. Uno de ellos es la Casamance, en el sur de Senegal. Cruzas Gambia como tú quieras, rápidamente o de forma lenta. Y después ya puedes empezar a relajarte en las playas senegalesas de más renombre. Las fronteras se pasan rápidamente. Los policías son amables y te dicen qué tienes que hacer en cada momento. Así que en 10 minutos ya has pasado las dos, la de Gambia de salida y la de Senegal de entrada.

Kafountine. El nombre que nos abría las puertas al descanso y al paraíso semi- tropical. Antes de salir de Barcelona habíamos decidido pasar unos días a modo de luna de miel en un hotel de la Casamance. Y allí íbamos. A disfrutar del no hacer nada, del tomar el sol, del dormir en una cama…
Llegamos a esa población rápidamente. Seguíamos las indicaciones del Esperanto Lodge, donde nos esperaban para el día siguiente según nuestra reserva de Internet. “Mira! Aquí hay un letrero que indica que debemos coger este camino”. Y giro sin más. De repente aparece ante nosotros un camino de basuras y agua estancada, con sus cabras adornándolo todo. Claudia, que no había visto el letrero indicativo empieza a dudar: “estás seguro de que ponía Esperanto Lodge?”. “Sí, a tres kilómetros… creo”. Así que decidimos seguir. Empezamos a pasar charcos cada vez más profundos. 1 kilómetro. 2 kilómetros. 3… Y por fin, nuestro destino.

No se sorprenden de vernos llegar con un día de antelación y sin avisar. Aquí no se sorprenden por nada. Nos dan la llave de la cabaña y nos dicen que a las 20h estará la cena lista. Ellos eligen el menú. Nos duchamos, nos acicalamos y ya estamos listos. Cenamos, una infusión y a dormir. A la mañana siguiente un buen desayuno, un poco de lluvia, un rato de playa, una buena caminata y una siesta de dos horas. Por la tarde, nada. Y por la noche, nada. Bueno sí, decisiones importantes sí que tomamos… Pero aquí, a la Casamance, se viene precisamente a eso: a no hacer nada. Y nosotros fuimos muy aplicados.

Esas decisiones aportan cambios importantes en el proyecto de 10fronterasfotofurgo. Ya habíamos comentado que no íbamos a visitar Guinea-Bissau. Pero la novedad más importantes es que tampoco vamos a ir a Guinea Conakry. La noche del segundo día leímos aterrados que en N’zerekore, una de las ciudades que están en la ruta que debemos seguir para ir a Costa de Marfil, han quemado vivos y degollado a 54 personas. Son confrontaciones étnicas que cuando se inician son muy difíciles de controlar y que se contagian rapidísimamente por todo el territorio. Estamos avisados por una web de periodistas españoles que trabaja en Conakry de lo frágil de la situación, ya que este país está en pleno periodo de elecciones y el vacío legal que se produce es el caldo de cultivo ideal para las revueltas y los abusos de unos sobre otros. Sin control.

Así que una vez tomada la decisión de no pasar por Guinea (así es como se le llama en África, a secas, sin Conakry) la única ruta que nos permite llegar a Ghana es pasar por Mali. Sopesamos la situación, lo comentamos con otras personas y al final decidimos ir. No disponemos de visado, así que nos tocará volver a Banjul, la capital de Gambia, a hacerlo. No tuvimos suficiente con la búsqueda desesperante del visado para Guinea (un visado que finalmente no vamos a usar…) sino que ahora nos animamos y volvemos a por otra ración de nuestra particular búsqueda imposible. Así que a la mañana siguiente ponemos rumbo a Banjul. En la frontera nos preguntan qué ocurre con nuestro “up & down”. Se lo explicamos y todo ok. Llegamos a Banjul sobre las 14h de un domingo. Deberemos esperar al lunes. Volvemos al Camping Sukuta, donde Christian, el austríaco que viaja en bici, sigue cuidando de Adonis, el perro del dueño del camping (que está de viaje a Alemania). Le explicamos qué ha ocurrido y nos comenta que el lunes es fiesta nacional en Gambia. Pues nada, lo celebraremos con los gambianos. Bueno, no. Nos iremos a la playa con Christian, que nos ha dicho que conoce una muy limpia y donde no hay nadie.

Pasamos la tarde intentando colgar la colada que hicimos en la Casamance, donde nos llovió toda la noche y fue imposible secar. Pero aquí parece que tampoco nos va a dejar. La colgamos, pero la humedad hace que sea tarea imposible. No corre nada de brisa. El calor es asfixiante. Sudas sin hacer nada más que respirar. La noche será larga pese a dormir con todo abierto: puertas, ventanas, portón lateral, portón trasero…

La mañana llega rápidamente. A las 6 ya es de día. Recogemos la ropa, que sigue húmeda y nos vamos a buscar algún lugar con wi-fi. Lo encontramos en la zona más turística, pero mientras miramos el correo y demás, la red se cae y Gambia se queda sin Internet. Este país merece un post a parte. Por un lado es agradable. La gente sonríe, los niños de las aldeas gritan “Toubab!” (algo así como hombre blanco) cuando te ven. Por el otro, a la mínima que te adentras, ves sus miserias tan acentuadas que te sorprende. Por que en Gambia todo es bonito, todo está bien, todo es seguro. Pero descubres que es una fachada a punto de derrumbarse. Y al final te cansa de tanta falsedad.

Por la tarde vamos a la playa con Christian (en coche, no en bici…) y la verdad es que supera todas nuestras expectativas. Está limpia, es grande y solo para gente autóctona. Nos reciben muy bien, con sus amplias sonrisas. Pero esta vez no nos piden nada a cambio. Disfrutamos de un fantástico baño, nos reímos con Adonis y su habilidad para surfear, ayudamos a unos pescadores a meter su barca en el agua y vemos como se aproxima una tormenta tropical de primer orden. Nos vamos al camping, donde tenemos más ropa colgada (la de color…). Llegamos a tiempo para recogerla, pero cuando nos ponemos a cenar empieza a llover abundantemente. Esto es la estación húmeda, así que hay que aguantarse.

El martes vamos en busca de la embajada de Mali. No la encontramos por que, sencillamente, no hay. Pese a que en la guía y en Internet aparece. “Nos harán el visado en la frontera”, decidimos nosotros mismos. Así que empezamos a desplazarnos hacia Mali. No salimos hacia Senegal, donde las carreteras son pésimas, sino que circulamos por Gambia con unas infraestructuras dignas de cualquier país europeo. La cooperación internacional está presente en todos y cada uno de los poblados que cruzamos. Y hay uno cada 500 metros. Parece como si los gambianos estuvieran acostumbrados a pedir y que se les dé todo lo que piden. Si no es Noruega, es Italia. Y si no, España. O Francia. O Inglaterra. Gracias a este último país podemos dormir apaciblemente en un campamento Scout en la pequeña localidad de Soma.

Llegamos por una pista de tierra y lo vemos a la izquierda. Abdullah, un guía con el que conversamos en una parada para descansar y que habla un perfecto español, nos había puesto sobre aviso de la existencia de este campamento. Lo encontramos rápidamente y somos bienvenidos. Es un campamento de Scouts ingleses que vienen cada año en diciembre. Así que ahora no hay nadie más que los cuidadores y los chicos Scouts del pueblo. Hablamos con ellos (de fútbol, como no) y cuando llega la hora de romper el Ramadán (a las 19.30) nos invitan a sentarnos con ellos. Pollo con pasta de arroz, patatas y lechuga. No tiene muy buena pinta, pero está buenísimo y para un vegetariano como yo es una buena manera de comer algo de carne sin mirar mucho qué comes…

A la mañana siguiente nos ponemos en marcha muy pronto. Son las 7h. Hay una luz espectacular y un movimiento que no habíamos visto. Los campesinos aprovechan las horas más frescas para labrar el campo (a mano…), recolectar, abonar, arreglar un tractor o lo que se tercie, que en África se tercian muchas cosas…
Finalmente no nos queda otra que volver a Senegal y sus carreteras infernales. SI te alejas de la red principal que rodea a Gambia, no puedes pasar de 10km/h a riesgo de reventar el coche, la furgo o el camión por los terribles socavones que hay cada tres metros. Tambacounda es el lugar escogido para descansar antes de seguir hacia Mali.

DSCF0667

DSCF0683

DSCF0738

DSCF0748

DSCF0755

DSCF0771

IMG_5353

IMG_5372

IMG_5380

IMG_5409

IMG_5410

IMG_5437

IMG_5439

IMG_5454

IMG_5462

IMG_5483

IMG_5486

IMG_5488

IMG_5506

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, camper, campervan, cancer, Casamance, claudia maccioni, Gambia, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, Patrocinio, senegal, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Pequeños accidentes africanos

Llegamos a Gambia por una de las peores carreteras nacionales que nos hemos encontrado no sólo en África sino en cualquier sitio en el que hayamos estado, juntos o separados. Primero el tráfico de salida de Dakar, que es denso como el cemento cuando empieza a fraguar. Pero lo superamos. Aquí se supera todo con paciencia.

Miramos el mapa y decidimos que podíamos entrar a Gambia por Karang, un pueblo fronterizo al que llega una carretera nacional que sale de Kaolack. Kaolack es una pequeña ciudad de paso entre Dakar y el interior de Senegal. Llegamos pasadas 3 horas para hacer 190km, con unos 30 últimos donde no se podía pasar de 20km/h al ser una especie de gincana de esquivar socavones. Y al pasar al lado de un autocar de línea, la furgo empieza a moverse. Un ruido seco. Y suenan las bocinas. Algo pasa. Miro por el retrovisor y veo cristales volando. Me paro enseguida y bajo de la furgo sin saber aún muy bien qué ha ocurrido. Me señalan la baca. Miro y me doy cuenta de que la palanca del gato Hi-Lift se ha soltado por los baches y se ha abierto, quedando perpendicular al sentido de la marcha. Y al pasar por el lado del autocar lo he golpeado de arriba abajo llevándome por delante el retrovisor. “Madre mía! Y ahora qué?” me pregunto. Esto no sale en las guías…

Si normalmente nuestro francés deja mucho que desear, con los nervios se parece más a un idioma inventado que a una lengua reglada. Aparecen cinco personas que empiezan a hablar todos a la vez. No entendemos nada, así que saco el seguro y le pido al conductor que me enseñe el suyo. Desaparece (al autocar no va) y vuelve al cabo de cinco minutos con algo que parece ser un seguro. Evidentemente, no tiene. Insisto en hacer un parte, pero claro… alguien sabe cómo se dice eso en francés? Yo no. Y Claudia tampoco. Ellos insisten en hablarme todos a la vez y decirme que si no les entiendo es mi problema, así que me pongo a hablar en catalán con cara de cabreado preguntándoles “tu ara m’entens? Oi que no? Doncs aquí tots callats, hostia!”. Empiezan a callar. Al final me piden 5.000 cefars por el retrovisor o llaman a la policía. Les digo que la llamen, que no tengo miedo, aunque la verdad es que estas cosas se te pueden girar en contra siendo blanco. Les digo que no les pago más de 1.000 cefars por el retrovisor y me dicen que no, que 3.000 o policía. Así que vuelvo a poner cara de cabreado y les digo: “ok, ale a la pólice!”. Y me subo en la furgo. Al segundo me dicen que 1.000 cefars está bien. Se los doy, atamos el hi-lift de nuevo y seguimos con el susto en el cuerpo.

Para llegar a la frontera de Karang la carretera está recién asfaltada. Ja!! Asfalto nuevo, sí. Pero sólo 5km. Después se convierte en una pista que reúne todos los requisitos para reventar no solo los neumáticos, sino todo el vehículo. Poco a poco vamos avanzando a menos de 10km/h. Todo cruje en el interior de la furgo. Los muebles se descolocan, los tornillos se sueltan, los amortiguadores se fatigan. Un infierno para la mecánica…
Yo había leído que el último ferry que cruza el río Gambia sale a las 18h. Y son las 17.30. Así que siendo imposible llegar decidimos parar a dormir en Toubacouta, el último poblado senegalés antes de la frontera. Aquí hay varios sitios donde dormir. Miramos dos, y nos decantamos por el que tiene Internet. Gran error. Al entrar en la habitación (no se puede dormir en la furgo, pero son muy baratas) se me llenan los pies de pulgas. Le digo a Claudia “recoge que nos vamos”. Avisamos a uno de los trabajadores (el dueño se ha ido a Dakar) y le intentamos hacer entender en vano lo que ocurre. Entre que nosotros no hablamos fluidamente y que él no pone de su parte, no hay manera. Lo único que nos ofrece es otra habitación, que comprobamos a fondo. “Parece que aquí no hay pulgas. Nos quedamos”, le digo a Claudia.
Una ducha, cenamos una ensalada Florette que habíamos comprado en Dakar por 3.900 cefars (casi 6 euros.) y nos metemos en la cama aún con luz solar. A la mañana siguiente nos esperan las fronteras y queremos llegar pronto para evitar colas.

A las 7 de la mañana ya estamos duchados y listos para seguir. En 30 minutos hemos llegado a la frontera, la hemos pasado y alcanzamos el ferry. Estamos en Barra. Compramos los tickets y cuando vamos a entrar en la zona del “puerto” nos viene un hombre sin uniforme y nos enseña una acreditación. Es un policía antidroga. Nos aparta de la cola y nos revisa toda la furgo. Cuando se cansa de mirar y preguntar, nos da el OK para continuar y pasamos directamente a la zona portuaria. Ya habíamos perdido el ferry anterior. Nos tocará esperar 1 hora a que vuelva. Nos sentamos con unos gambianos y el poder hablar en inglés nos facilita mucho las cosas. Preguntamos, nos preguntan, hablamos, reímos… Pasamos un buen rato. Esta gente, aunque te pide dinero por todo, es muy simpática. Lo del dinero no es problema. Les dices que no y te dicen que vale, siempre con la sonrisa. En ese rato de charla nos enteramos de que el ferry no para nunca. Incluso de noche funciona…

Cuando llega, la gente se vuelve loca y empieza a apiñarse. Primero los coches y camiones. Después las personas. Ese es el orden. Un orden que desaparece en cuanto se abre la barrera…
Nosotros tenemos casi asegurado nuestro pase en ese ferry. Si no, deberemos esperar al siguiente. Uno de los trabajadores del puerto viene hasta nosotros y nos dice que si le damos algo de dinero, él nos “ayuda” a entrar en este turno. Le decimos que no, que no necesitamos su “ayuda”. Hace un último intento de dejarnos fuera, pero no lo consigue. Hemos estado hablando todo el rato con su superior. Era uno de los integrantes de ese grupo con el que conversamos y le caímos muy bien. Así que al final entramos los penúltimos. Detrás nuestro, un Mercedes-Benz que se apoya literalmente en nuestra furgoneta y que lleva el maletero colgando encima del mar. Yo siempre me pregunto cómo es que no hay más hundimientos de ferrys de este tipo, porque la sobrecarga es más que evidente. Después de 45 minutos alcanzamos la otra orilla: Banjul, la capital.

Salimos de Banjul casi sin darnos cuenta dirección a Serekunda, donde están las infraestructuras turísticas más importantes del oeste africano. No vemos nada. Es igual que el resto de países. Arena, suciedad y mucho tráfico. Los hoteles están escondidos frente a las playas, sucias de plásticos y demás basuras. No le encontramos el encanto que sí que parecen encontrarle alemanes e ingleses.
Localizamos el Sukuta Camping, donde dormimos perfectamente. Ah! Y cenamos pizza… En ese camping conocemos a Christian, un austríaco que lleva 15 años viajando, los últimos siete meses con bici. Ahora está instalado en el Sukuta, donde tiene cobijo a cambio de cuidar al perro del propietario… Nos explicamos unas cuantas anécdotas e intercambiamos experiencias. Es un placer hablar con otro viajero.

Nos toca ir a buscar el visado de Guinea. No visitaremos Guinea-Bissau porque no te lo recomienda ni su propia embajada. Es el punto de entrada de drogas a África, donde siguen camino a Europa gracias a gente de no muy buena reputación. Y podemos encontrarnos con problemas. Así que lo descartamos.
La embajada de Guinea en Banjul ha desaparecido. No está donde debería. Les preguntamos a unos policías y nos envían al consulado, que está entre Serakunda y Banjul capital. No nos lo creemos, así que vamos a un internet café y lo buscamos. Pues sí, internet dice lo mismo… Estamos más de una hora buscando el consulado, preguntando en embajadas cercanas, en empresas… nada. No parece que esté allí. Finalmente paramos en un cuartelillo de la policía y nos dicen que ha cambiado de lugar, que ahora está en Serekunda. Siguen igual. Nadie te dice nada concreto. Que lo busques…

Evidentemente, no lo encontramos ni a la de tres. El calor nos está derritiendo. Bebemos agua y todo lo que bebemos lo sudamos. Hay tráfico. Mucho. Y para colmo, un taxi se estropea en medio de la calzada con 6 personas dentro. Todos los coches pasan por su lado. Llegamos nosotros con la furgo y justo en ese momento al pasajero de atrás le da por abrir la puerta de golpe. Adiós puerta. Me la llevo puesta de regalo… La suerte es que una mujer policía lo ha visto todo. Bajo, aparece esta policía, habla con el taxista, le pregunta de quién ha sido la culpa y señala a ese pasajero. A mi me dice que ya puedo continuar… Nos vamos, pero con un buen recuerdo en la chapa de nuestra furgo… No entiendo para qué sirven los seguros que te hacen pagar en las aduanas…

Vemos otro internet café. Aparcamos delante y entramos en un último intento de encontrar algo. Es viernes, son las 12:30 de la mañana, llevamos casi 4 horas buscando el consulado y el sábado y el domingo no trabajan. Finalmente en un foro aparece una información. Hay consulado de Guinea y está en Serekunda. Lo malo es que no está la dirección. Seguimos buscando y al final encontramos algo que parece ser una calle: Mosque Road, 151. Allí vamos sin saber si es el consulado de Guinea o el de Guinea-Bissau. Llegamos, preguntamos y sí. Finalmente lo hemos encontrado! El cónsul, estirado en un sofá, nos recibe con cara de pocos amigos, pero Claudia empieza a hablar de su país, de las cosas que hay que ver, de lo bonito que parece… y entablamos conversación. Nos dice que volvamos a las 15:30 para recoger el visado. Nos vamos a comer algo a la furgo. Aparecen tres niñas sordas pidiéndonos agua. Les damos agua y se comen nuestros bocadillos con sus ojos. Claudia les prepara una rebanada de pan de molde con mantequilla para cada una. La cara se les ilumina. E igual que aparecen, desaparecen.
Tras un rato de esperar (y de sudar), vamos a recoger los visados. Y ponemos rumbo a la zona de Cassamance.

DSCF0637

DSCF0643

IMG_5313

IMG_5314

IMG_5320

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, consulado guinea conakry banjul, Gambia, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, senegal, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 8 comentarios

Maravillas senegalesas y otras cosas…

Senegal te recibe con los brazos abiertos y te atrapa. Es lo que nos ha pasado. Llevamos 5 días enteros en el país y todavía estamos en Dakar. Las razones son sencillas. La primera se llama Saint Louis. Es una pequeña ciudad colonial al norte del país que posee un carácter propio. Sus gentes son alegres y están encantados de verte. Y si te sacan unos cefars, más todavía. La moneda oficial es el Franco CFA que responde a las siglas de Franco de Colonias Francesas de África, pero todos le llaman cefars. Allí fuimos buscando algún sitio en el que dormir y nos encontramos el Camping Ocean, que forma parte de un hotel, el Dior. Viniendo de Mauritania y habiendo dormido en una gasolinera el día anterior, este camping nos pareció el paraíso. Y decidimos quedarnos a descansar y recuperarnos del palizón de cruzar la frontera de Rosso. Piscina, acceso directo a la playa, sombra, tranquilidad, buena comida. Y nos gustó tanto que decidimos quedarnos un día más…

La “tortura” llegó al día siguiente. Nos metimos en el cuerpo un montón de kilómetros: 20 en total. Sí, no está mal escrito. 20, sin ningún cero de menos. Fue el recorrido que separa Saint Louis de un punto de encuentro de overlanders: el Zebrabar. Pensábamos que el paraíso estaba en el Ocean, pero nos habíamos equivocado. Llegamos allí para buscar consejo, pues habíamos leído que el propietario (un suizo llamado Martin) informaba de casi todo lo informable en Senegal. Así que allí nos plantamos. Después de hablar con él un buen rato y de quedarnos tranquilos con el tema de si renovar o no el Carnet du Passage en Doune (CPD) en Dakar con un límite de 48 horas, de qué hacer si nos paraba la policía y nos pedían papeles que no nos debían pedir, de si acceder a Gambia y salir era más fácil o más difícil que entrar en Senegal y unas cuantas cosas más nos sentamos a tomar un agua fresca.

Y nos quedamos maravillados con lo que vimos. Es inexplicable. No hay palabras. Se tiene que ver. Y lo vimos. Tan claro lo vimos que ninguno de los dos se atrevía a proponer lo que ambos deseábamos: quedarnos allí por lo menos una noche. No es solo el paisaje, con la laguna salada donde bañarte; ni las mesas al borde del agua en las que pasa un viento refrescante; ni los niños del poblado que comparten contigo risas y juegos sin pedir nada a cambio; ni siquiera los baños y las habitaciones para huéspedes que se integran en el paisaje perfectamente. Es eso junto y el ambiente que se respira. Hablando con Martin nos comentó que él todo estuvo 25 años viajando por África (fue vendedor de coches que compraba en Europa y vendía en Túnez y Níger) y que sabía perfectamente lo que el aventurero busca cuando lleva días y días viajando. Y es cierto que lo sabe. Sin estrés de ningún tipo, en medio de un parque natural, sin luz eléctrica (solo placas solares), sin agua caliente “artificial”, sin internet, con hamacas por todas partes, con perros, con gatos, con sus hijos, con la laguna, con la naturaleza, con un torreón a modo de observatorio, con rayos y truenos, con calor, con viento, con arena, con sus amables trabajadores, con su acordeón, con sus charlas…
Le caímos bien. Cenamos juntos, con su hija mayor y su nueva pequeña, una senegalesa de 19 meses increíblemente alegre en proceso de adopción. Y cenamos todos los que allí estábamos tras un pequeño concierto que Martin dio con su acordeón y que es la llamada a los que tienen hambre. Por que en el Zebrabar tampoco hay radios que desgarren los oídos con música que no siempre apetece escuchar. La música la pone él cuando quiere. Y siempre acierta.

A la mañana siguiente nos despedimos con mucha pena. Casi tanta pena como ganas de volver cuando estemos de regreso. Y enfilamos hacia Dakar. Teníamos que parar en la capital para hacer visados. Necesitábamos el de Gambia, el de Guinea y el de Ghana. Pero decidimos ir al Lago Rosa, que está fuera de Dakar, a unos 30km al norte. Solo pensar en llegar al Lago Rosa con la furgo me ponía los pelos de punta. Y a cualquier aficionado y soñador de aventuras africanas, también. Allí es donde acababa el mítico Paris- Dakar. El auténtico. El que creó Thierry Sabine en 1979. Y allí llegamos al atardecer. Hicimos unas cuantas fotos para dejar claro que el Lago Rosa no es tan rosa como se veía en las llegadas del raid. Una segunda decepción, pues yo ya había estado en el lago hace unos cuantos años y tampoco lo pude ver rosa… En fin, quizás en otra ocasión.

Nos quedamos a dormir por la zona, llena de campings y hoteles. Escogimos uno de ellos por el que pasamos sin pena ni gloria. Sólo uno de los huéspedes del hotel (en Senegal hay muchos Hoteles-camping) nos alegró la estancia al interesarse en el proyecto que llevamos a cabo junto a Volkswagen Vehículos Comerciales. Ya era lunes, así que podíamos ir a las embajadas. Planificamos el desplazamiento con suficiente antelación, pero sin pensar (una vez más) que esto es África y que las cosas no se pueden planificar. Dakar capital nos recibió con un monumental atasco. Unas obras dificultaban aún más el denso tráfico de esta metrópolis. Una vez las pasamos, directos al centro. Nos plantamos en la puerta de la Embajada de Gambia… y estaba cerrada. Un chico que estaba por allí nos dijo que la habían trasladado al aeropuerto. Y que la de Ghana también estaba allí. Debíamos desandar unos 12 kilómetros para llegar al aeropuerto. Suerte que el tráfico era fluido.

Pero en el aeropuerto nos dicen que no, que la embajada de Gambia no está allí. Vueltas y más vueltas hasta encontrar un agente que se iluminó y nos envió a la ventanilla de Gambia Airlines, donde también nos dijeron en un primer momento que la embajada seguía estando en el centro. Insistimos hasta que cogieron el teléfono y llamaron a la embajada. Por suerte para nosotros (nos veíamos volviendo otra vez a Dakar) les dijeron que teníamos razón y que habían cambiado de ubicación. Nos enviaron “por aquí detrás”, dejando claro algo que ya venimos viendo desde que pusimos los píes en este continente: que los africanos no saben dar indicaciones. No hay nadie que te diga exactamente donde están las cosas. Te dicen: “sí, por allí está” o “si, sigue por aquí” o “está cerca de aquí”. Finalmente la encontramos junto a la de Ghana. Escogimos parar primero en la de Ghana, donde nos ponen problemas para darnos el visado al no vivir en Senegal. Ya os contaremos cómo termina la cosa…

Resignados, nos vamos a la de Gambia. Nos reciben, nos dan el formulario para los datos y nos hacen entrar en una sala para rellenarlo. A mi se me ocurre poner que necesitamos un visado de Transito. Al entregar lo papeles la chica nos dice que qué es lo que queremos, que si un visado de tránsito o uno de turismo. Como no vamos a estar más de 48 horas en Gambia le digo que uno de tránsito. “Muy bien” dice la chica. Bueno, toda esta conversación la tuvimos en inglés, que es el idioma oficial de Gambia… Volvemos a la sala. Perfecto por que tiene aire acondicionado, un lujo al que no estamos acostumbrados. Pero hablando, al final decido volver a hablar con la chica y pedirle que tache lo de Transito y ponga Turismo. Me suelta un sermón-bronca y me da de nuevo los formularios para volver a rellenarlos, pues según ella “se deben tener las cosas claras y no ir haciendo borrones”. “Claro, aquí sois todos muy ordenados y tenéis las cosas muy claras”, pensé para mis adentros. Me vuelvo a la sala. Otra vez rellenando formularios. Acabamos. Salgo de nuevo. Se los entrego y vuelvo a la sala a esperar turno. Un turno que llega 40 minutos después, cuando se abre la puerta y nos señalan. Nos levantamos y acudimos a la ventanilla de la chica de siempre. Nos dice que son 45.000 cefars cada uno. Lo pagamos y de nuevo a la sala. Tras otros 40 minutos de espera, se vuelve a abrir la puerta, nos entrega un recibo y nos dice que volvamos mañana, que hoy ya no nos lo dan. “Eso es tener las cosas claras”, volvía a pensar de nuevo para mis adentros. Pero no pasa nada. Poco a poco les vas cogiendo el pulso a este continente.

En Dakar no hay campings, así que nos buscamos un hotel cerca de la zona de las embajadas y encontramos el Maison Abaka, en Ngor Beach. Es punto de encuentro de surfistas y nos sale más barato que un camping con muchas más comodidades. Nos planteamos si no hemos estado haciendo el primo todo este tiempo… Aquí tranquilidad no hay mucha, pues está en frente de la playa y los juegos de los senegaleses no son precisamente tranquilos ni silenciosos, pero la verdad es que se está muy bien. También parece un refugio para animales. La propietaria, Isa, recoge todo lo que ve por la calle. Hay tres gatos más uno nuevo que recogió una noche, una perra muy curiosa, un pelícano juguetón (aunque a veces da miedo cómo “juega”), un mono y un loro. Todos recogidos de la calle. Aquí nos quedamos hasta recibir el visado de Gambia intentando, además, solucionar el tema de Ghana.

DSCF0551

DSCF0563

DSCF0565

DSCF0572

DSCF0580

DSCF0594

DSCF0596

DSCF0604

DSCF0606

DSCF0611

DSCF0614

DSCF0615

DSCF0629

DSCF0631

IMG_5273

IMG_5285

IMG_5299

IMG_5301

IMG_5309

IMG_5311

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, cancer, claudia maccioni, Dakar, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, senegal, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Una tarde de fotos

Claudia está disfrutando. Le gusta el contacto con la gente y Senegal le ha permitido, por fin, pasárselo bien haciendo lo que ha hecho de su afición una manera de vivir: fotografías.

Tendríais que verla como se va acercando a las personas. Les habla dulcemente, como es ella, con cariño y de tú a tú. Nunca se sitúa por encima de nadie. Nunca se cree superior. Y la gente de este continente, que al principio desconfía de una persona blanca, poco a poco va abriendo su corazón y acaban mostrándose tal y como son, alegres, simpáticos, sonrientes, bromistas.

Al final consigue pasar desapercibida. Ya no le hacen caso y los corros de curiosidad cuando saca su cámara y empieza a hacer fotos; los posados de estrellas del hip-hop con los brazos cruzados y la cara seria; la demanda de “ahora a mí”… desaparecen. Los niños vuelven a jugar en el muelle de madera. Se lanzan al agua salada de la laguna. Y ese es su momento, cuando no deja de abrir y cerrar el diafragma, de encuadrar, de quemar, de difuminar los fondos. Ese es el momento que ella estaba esperando. El momento que ha estado buscando todo el viaje. El momento en que capta todo lo que quiere. Y a la vuelta sus sonrisa le delata. Ha disfrutado.

IMG_5076

IMG_5090

IMG_5092

IMG_5102

IMG_5111

IMG_5119

IMG_5126

IMG_5127

IMG_5137

IMG_5138

IMG_5150

IMG_5153

IMG_5155

IMG_5158

IMG_5161

IMG_5192

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, claudia maccioni, jose ramon puig, senegal, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.