Publicaciones etiquetadas con: furgo

El valor de vivir

Lo emocionante de viajar es que por mucho que lo hagas toda la vida nunca dejas de sorprenderte. Ya sea por Centroamérica, por Asia o por África. Incluso en los países mal llamados desarrollados te encuentras con cosas que llaman la atención. La capacidad del ser humano para adaptarse a cualquier circunstancia es increíble. Hemos podido vivirlo en primera persona. Hemos podido verlo en primera persona. Hemos podido oírlo en primera persona. Y olerlo. Y tocarlo. Por que hemos tenido la inmensa suerte de conocer a unas mujeres que han decidido dar un paso adelante y luchar contra las creencias místicas y contra el machismo intrínseco de unos países donde quien manda es el hombre. Unas mujeres que han sabido pelear por su vida. Aquí las llaman supervivientes. Y realmente lo son. Sin conocerlas se diría que la palabra es una más del diccionario para definir lo que es una persona que vive después de la muerte de otra o después de un determinado suceso. Pero ellas le suman a ese frío vocablo otras palabras como valentía, inconformismo, dureza, ilusión, esperanza…

Lo sabemos de primera mano. Nos han dejado entrar en sus vidas (no sólo en sus casas) para compartir con ellas su día a día. Ha sido una de las mejores experiencias que hemos vivido. Y tenemos unas grandes fotos acompañadas de vivencias. Estamos preparando un reportaje para un revista de tirada nacional. Pero aquí, en nuestro blog, no podemos (ni queremos) olvidarnos de Francisca, ni de Yaa Mansah, ni de Regina, ni de Vivian, ni de Raheemah (quizás la que más nos ha impactado), ni de las dos Beatrice, ni de Ayisha, ni de Lidia, ni de Monica, ni de la joven Claudine, que viene desde Benin hasta Kumasi para tratar su cáncer, ahora con metástasis en el cerebro. Son más de 12 horas de viaje en bus para alguien a la que le han dicho que aquí, en Ghana, no la pueden tratar…
Para ellas, para estas mujeres que sin duda formarán parte de la historia de la lucha contra el cáncer de mama en África, toda nuestra admiración.

La duodécima mujer que lucha por salvar su vida y unirse al grupo de supervivientes tiene 54 años, un tumor en su mama derecha y es anónima. Con ella pudimos compartir quirófano y ver cómo se lleva a cabo una mastectomía en África. La Dr. B nos invitó y aceptamos al momento. Mientras ella cortaba, cauterizaba, volvía a cortar y a cauterizar, buscaba ganglios con sus dedos, sudaba y reía, esta mujer dormía. Seguramente se durmió nerviosa, deseando que esa operación le acabe salvando la vida, temerosa de su futuro que a partir de ahora tendrá que afrontar con una sola mama. Y nosotros lo vimos todo. Las fotografías pueden herir los sentimientos de los más aprehensivos.

Breast Care International (BCI) está dispuesta a seguir luchando contra el cáncer de mama en Ghana con todas las herramientas a su alcance. La donación de 10.310 euros de Volkswagen Vehículos Comerciales les permite respirar un poco y seguir adelante. Una de las maneras es formando a formadores. Y esas nuevas formadoras se encargarán de formar a otras que a su vez ayudarán y darán soporte moral a mujeres que hayan sido diagnosticadas de cáncer de mama. Fuimos invitados a este curso de formación: Hope Peer Navigation Training Program. Es la primera vez que se hace en Ghana y se han encargado de ello las estadounidenses Reverend Tam Denyse y Ekland Abdiwahab (de Carriestouch.org). Tam, a parte de ser una gran creyente, es una superviviente de cáncer de mama.

A lo largo de los tres días del training hemos podido ver las dificultades de las formadoras para inculcar nuevos valores a las formadas. Es casi como cambiar su personalidad. Y podríamos decir que lo han logrado poco a poco, sin desfallecer, involucrándolas y sumergiéndolas en esa nueva manera de tratar a la gente. Su tarea ahora es la de formar a otras voluntarias para que, llegado el momento de hablar con una mujer que sufra cáncer de mama, sepan usar las palabras adecuadas, sepan conectar con ella, animarla y ayudarla en todo lo posible. Se les enseñó cómo evitar que dejen el tratamiento o que no acudan al hospital porque cuesta dinero, cómo manejar la situación familiar, cómo afrontar los cambios que se le vienen encima. Al final todas recibieron un certificado de asistencia que seguro que ya debe estar colgado en las paredes de sus casas.

IMG_7399

IMG_7506

IMG_7694

IMG_7695

IMG_7792

IMG_7875

IMG_8460

IMG_8469

IMG_8531

IMG_8596

IMG_8599

IMG_8611

IMG_8630

IMG_8647

IMG_8655

IMG_8690

IMG_8699

IMG_8705

IMG_8770

IMG_8786

IMG_8836

IMG_8885

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, breast care international, camper, cancer, claudia maccioni, Ghana, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, Patrocinio, peace and love hospital, T3 Syncro Weinsberg | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

El rey del pueblo

Nuestra llegada a Ghana, a parte de un caluroso recibimiento, nos ha comportado horas y horas de trabajo. Pero estamos encantados de compartir esas horas con estas personas. La gente de Breast Care International (BCI) son casi todos voluntarios. Pero cualquiera lo diría. Sacrifican los días enteros por ayudar a otras personas, en darles apoyo moral, en acompañarlas. Y también en los Outreach Programs, o acciones de concienciación. Se desplazan a un poblado, con su furgoneta y algún que otro coche particular. Y en el poblado elegido dan charlas sobre lo que es el cáncer de mama, les cuentan que no es contagioso, que se puede curar, que tienen que hacerse controles periódicos… y al final las mujeres que quieran pueden hacerse un chequeo rápido. Es un trabajo difícil el convencer a las mujeres de esta sociedad tan marcada por las creencias religiosas y la brujería. Pero insisten una y otra vez. Y no piensan dejar de hacerlo.

Los Outreach se realizan unas tres veces al mes. Cuestan mucho dinero y según nos contó la Dra. Beatrice Wiafe (directora de Breast Care International y los hospitales Peace & Love), BCI andaba muy justo de presupuesto. La donación de Volkswagen Vehículos Comerciales les ha permitido continuar con estos programas por una largo periodo de tiempo.

Tuvimos la suerte de ser invitados a una de estas acciones. La preparación es difícil, pues debe contar con el visto bueno de lo que aquí denominan Chiefs, que son una especie de reyes de los poblados. Las decisiones las toman en pequeño comité, pero la última palabra siempre la tiene el Chief junto a la Queenmother, que no es otra que la madre del “rey”.

El día amaneció tapado, como casi todos los días en Kumasi. Nos recogieron a las 8 de la mañana en nuestro hotel. Nos subimos a nuestra furgoneta con algún que otro acompañante en el asiento trasero. Y pusimos rumbo hacia el interior de la región hasta llegar por unos caminos rotos por las lluvias hasta Inwiaso. Este poblado no consiguió la aprobación del Chief, que depende de otro Chief más importante que a su vez también está por debajo en el escalón mandatario del Chief del pueblo más grande. Vamos, un lío… En la última foto del post podéis ver al Chief más importante que visitamos. Otra de las tradiciones curiosas trata sobre las sillas. En esa foto el Chief está rodeado de sillas vacías. Es una superstición. En ellas las mujeres no se pueden sentar porque son sillas sagradas y si tienen la menstruación no están puras. Además, si se sientan en esas sillas no podrán tener hijos…
Total, que este pequeño poblado que apenas se ve al estar en medio de la densa vegetación (su nombre se traduce por “en los árboles”) sí contó con el apoyo del pastor (albino) de su iglesia. Así que la primera parada después de una hora la hicimos en una pequeña capilla que se había convertido por unas horas en una especie de sala de conferencias.

Sentadas en unas sillas de plástico de jardín había unas 30 mujeres esperando a ver qué pasaba y qué hacía toda esa gente allí. Entramos a grito de “Aleluya!”. Nos sentamos y empiezan los rezos y los cánticos. Volvíamos a estar de pie. La Dra. Beatrice (vamos a llamarla Dr. B) toma el micrófono que le cede el pastor y lo primero que hace es presentarnos. Habla en Akan. Aunque el idioma oficial sea el inglés, no hay mucha gente que lo domine y en las aldeas no se escucha. No nos enteramos de nada pero Ike, uno de los voluntarios, nos hace de traductor improvisado. Cuando acaba de contar nuestra historia, nuestro viaje, el tema de la donación, etcétera, suenan los aplausos. Volvemos a sentarnos y observamos atentamente todo lo que sucede a nuestro alrededor.

La Dr. B empieza entonces a explicarles a las asistentes qué es lo que van a hacer y cuál es la razón por la que estamos todos ahí. Les comenta lo que es el cáncer de mama y las dificultades que pueden encontrarse con sus familias, amigos y gente del poblado. También les explica los diferentes tratamientos, sus consecuencias (caída del pelo, vómitos, cambio en el color de la piel…) así como la mastectomía y los tratamientos posteriores. Les quiere hacer entender que el cáncer de mama afecta a todo tipo de mujeres, sean de la raza que sean, del continente que sean y de la clase social a la que pertenezcan. Acto seguido una mirada sirve para que las voluntarias del BCI desplieguen unas fotografías impactantes con tumores increíblemente grandes y alguna mama infectada e incluso reventada. Las mujeres africanas desconocen en su mayoría el cáncer y cuando tienen un problema se acercan a clínicas herbales o curanderos que les dan soluciones que empeoran la situación hasta llevarla a extremos que nosotros (y suponemos que mucha gente en Europa) no hemos visto jamás. Las voluntarias se pasean por delante de las mujeres con esas fotografías tamaño XXXL.

Ahora le toca el turno a las supervivientes. Los hospitales Peace & Love posee una asociación llamada PALSA (Peace & Love Survivors Asociation) formada por mujeres que han sufrido un cáncer de mama y han sobrevivido. Esta asociación lleva funcionando desde hace años, pero está registrada legalmente desde 2011. Se centran básicamente en dar apoyo a mujeres que lo necesitan (recién operadas, sin apoyo de la familia, desplazadas…), pero también se encargan de echar una mano en la organización de los eventos que lleva a cabo BCI.
Tres de ellas explican su vivencia. Raheemah, la última en hablar, se emociona. Se le rompe la voz cuando recuerda lo que tuvo que pasar (con perdida de la familia y del habla incluidas). Termina sacándose la prótesis y enseñándola con el brazo en alto diciendo: “no ha de daros miedo perder un pecho. Es más importante vivir!”

Se abre el turno de preguntas y curiosamente el protagonista es un hombre. Se acerca hasta la parte delantera, coge el micro y pregunta si chuparle los senos a su esposa le puede provocar cáncer de mama. Todo el mundo en la capilla arranca a reír por la vergüenza casi adolescente de esta sociedad tan cerrada y el atrevimiento del protagonista. Pero si nos paramos a pensar un poco podemos ver reflejado en ese hombre el desconocimiento total y absoluto que hay en África sobre el cáncer. Le responden que no, pero que el seno debe ser tratado con cariño. Feliz por la respuesta, se vuelve a sentar en el banco que hay en la zona trasera.
Ahora las mujeres que quieran someterse a un reconocimiento deben rellenar una ficha con su nombre, edad, numero de hijos, estudios, cuánto hace que parió por primera vez y cosas por el estilo. Muy pocas mujeres saben leer ni escribir, así que los voluntarios de BCI se encargan de rellenarles esa ficha.

Las que han decidido chequearse pasan detrás de unas sábanas cogidas por pinzas a un hilo que va de lado a lado de la capilla y que hace las funciones de zona reservada en la que hay una báscula, un medidor de altura, dos mesas a modo de camillas y una palangana con agua y jabón para que las enfermeras se puedan lavar las manos. Van pasando las mujeres desnudas de cintura para arriba y les hacen un reconocimiento, primero de pie y después estiradas en las mesas. A una de ellas le encuentran un bulto en el pecho. Ha sido la Dr. Be la que lo ha detectado. Le explican lo que tiene qué hacer y cómo desplazarse hasta el hospital.

Se recoge todo en un momento y seguimos camino hacia el segundo poblado. Este se llama Ambuoso (entre las rocas) y es más grande que el primero. Aquí el Chief sí que ha dado permiso para realizar la acción. Nos detenemos frente a una especie de foro. No alcanzamos a ver el interior hasta que entramos. Se trata de un espacio con patio central y cubiertas en los laterales. En frente a la puerta, el Chief sentado en una silla encima de un pedestal. Y la Queenmother a su lado. Desconocemos las tradiciones, así que nos las explican. Antes de entrar se anuncia nuestra presencia por los altavoces de este local. La gente va llegando y al final se llena el recinto. No hay sillas para todas. Algunas se sientan en el suelo, otras permanecen de pie. Entramos y la tradición manda saludar uno por uno a los jefes del poblado. Van vestidos con unas coloridas telas a modo de túnica. Un apretón de mano y una mirada son suficiente para sentirse bienvenido. Una vez acabamos con los saludos nos mandan sentar en unas sillas que quedan enfrentadas al Chief y su “séquito”. Entonces se levantan y son ellos los que vienen hasta nosotros para saludarnos. El mismo ritual: apretón de manos y una mirada… Nos damos cuenta de que estamos viviendo algo especial junto a todo el equipo de BCI. Nunca hubiésemos conocido el funcionamiento de las tradiciones locales sin su invitación.

Ahora toca el turno de las presentaciones. Esta vez con más ímpetu. Las supervivientes se presentan simplemente con el nombre. A nosotros nos hacen hablar un poco más. Al final, aplausos. Una espontanea también se quiere presentar, así que agarra el micrófono, dice su nombre y se va entre las risas de los asistentes. Empieza el discurso de la Dr. B y la gente se mantiene en silencio. Es un discurso largo, aunque habla de lo mismo que en el primer poblado (y también en Akan). Pero Ike, nuestro traductor, dice que está haciendo hincapié en la prevención. Les muestra dibujos de cómo auto examinarse y las voluntarias vuelven a sacar las fotos de los tumores. La Dr. B dice que no hay que esperar a llegar a esos extremos y que la prevención ayuda a salvar muchas vidas. Anima a las mujeres ser valientes y no tener miedo ante la posible estigmatización que puedan sufrir al tener un cáncer. Es el máximo temor que hay que superar en las aldeas. Y esta vez también avisa de que los hombres pueden sufrir un cáncer de mama ante el estupor de los allí presentes.

Nuevamente es el turno de las PALSA. Esta vez son cinco las que explican sus experiencias y cada una da un mensaje positivo: “el cáncer se puede vencer”; “hay que ir al hospital al primer síntoma”; “se puede rehacer la vida amorosa incluso con un solo pecho”…
La ronda de preguntas sirve para mostrar una vez más las diferencias entre vivir en un país desarrollado y moderno y vivir en una aldea en medio de África. La primera mujer que coge el micro se dirige hacia la doctora y le da las gracias por ser médico, pues su hija fue tratada por la Dr. B y la curó. La Reina Madre (ya no sé cómo escribirlo, si ponerlo en minúsculas o en mayúsculas, o no ponerlo…) también tiene palabras de agradecimiento hacia BCI. Comenta que está muy feliz por haber sido su poblado el elegido para esta acción.

Las fichas son el paso previo para empezar con los reconocimientos. Como en Inwiaso (si os habéis perdido, es el primer poblado…), los voluntarios se encargan de escribir las respuestas a las mujeres. La zona reservada es una sala contigua con una ventana cerrada. Es un lugar muy oscuro, con una mesa, la báscula, el medidor de altura y la palangana. Aquí hay muchas mujeres esperando turno y pocas sillas para sentarse. Cuando se levantan para avanzar en la cola hay empujones para coger sitio. Todas quieren saber si están sanas. Pero esta vez también hay alguna que tendrá que visitar el hospital.

IMG_6755

IMG_6763

IMG_6790

IMG_6794

IMG_6818

IMG_6819

IMG_6827

IMG_6831

IMG_6836

IMG_6843

IMG_6844

IMG_6882

IMG_6905

IMG_6910

IMG_6931

IMG_6966

DSCF0893

IMG_7057

IMG_7076

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, breast care international, camper, cancer, claudia maccioni, Ghana, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, Patrocinio, T3 Syncro Weinsberg, volkswagen vehiculos comerciales, vw t3, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Errores que no se deben cometer

De Nouakchott a la frontera con Senegal hay 200km. Atraviesas poblados bereberes que te hacen preguntar cómo viven estas gentes, de dónde sacan para comer algo cada día. No es dinero lo que les falta (que también…), pues en Mauritania lo que no hay son cosas para comprar. Es que no podemos imaginar qué pueden llevarse a la boca. No es el país más pobre de los que visitaremos, pero es impactante para un europeo encontrarse tan rápidamente con zonas donde el 69% de la población vive con menos de un dólar al día.

Cuanto más al sur, peor. Las carreteras están rotas y solo caben dos coches muy justos. Si te encuentras con un camión, te vas al arcén. Es la ley del más fuerte. Nos ponemos en marcha pensando: “solo son 200 kilómetros. Los haremos rápido”. Primer error de un día cargado de errores. En África las distancias no se cuentan en kilómetros. Se cuentan en horas. Segundo error: no poner gasoil saliendo de Nouakchott, sabiendo además que la gasolinera más cercana estaba a 200 kilómetros, a la entrada de Rosso. Tercer error: confiar en un GPS antes que en las indicaciones de un lugareño. Así pues, ya os podéis hacer una idea de cómo transcurrió el desplazamiento. Fuimos mucho más lentos de lo esperado, sin carburante (primera ley de África: pon gasoil siempre que puedas…) y a una de las fronteras más odiadas por los overlanders: Rosso.

Por el camino, además, cometimos otro error, el más grave quizás. En un control de carretera el militar de turno nos dijo que su hermano trabajaba como transito en la frontera mauritana. Nos pareció buena idea que nos llevara el tema de papeleos. Fue llegar a Rosso y empezar nuestro calvario. Entramos la furgo a la zona de aduanas con la frontera cerrada y nos salimos. Mal. Nunca debimos salir de allí. No pudimos volver a entrar hasta las 15h de la tarde (eran las 14:00) y durante todo ese rato fuimos los monigotes de una tal David, el hermano del militar. Nos llevó a comer a una casa particular donde nos cobraron. Nos comentó que en Senegal ahora se necesitaba visado (sí, desde el 1 de julio se neceita…), que en la frontera de Mauritania se tenían que pagar casi 100 euros para conseguir la salida, cuando a la entrada pagamos 10, que los trámites en Senegal cuestan otros 150 euros (todo esto en moneda del país, claro), que si en el otro lado del rio, o sea Senegal, no hay garitas de cambio y se tiene que cambiar allí (cosa cierta, pero a su manera), que sí necesitaremos un guía en el otro lado… Y un montón de cosas más que lo único que hacen es despistarte.

Juramos que nunca daríamos los pasaportes o los papeles del coche a uno de estos tipos. Y a la primera de cambio, nos quedamos sin ellos. Empezó un baile de idas y venidas con nuestros pasaportes, los papeles del coche y mi carnet de conducir. Y nosotros sin saber nada porque nada te explicaban. De repente: “corre, corre! Al coche!” nos subimos y embarcamos en el ferry. Sin nuestros pasaportes y sin los papeles del coche y sin mi carnet de conducir. Los llevaba el supuesto “hermano” de David, un tal Omar. No había manera de que nos los devolviese. Desembarcamos en Senegal. Lo primero: “Visa”. “Pas de visa” les decimos. Pues sin visa “no sello”. Para conseguir el maldito sello tienes que presentar un justificante de haber rellenado el formulario de petición de visado a través de Internet. Vamos a una especie de garito donde los ordenadores deben funcionar con un modem de 56k. O menos… Después de casi media hora rellenando un formulario, Omar dice: “vamos a la policía que os darán el sello sin formulario porque conozco al jefe”. Confiados, vamos con él. Bueno, confiados y porque tenía todos nuestros papeles. Llegamos a donde supuestamente dan el sello. Nada. Sin visa no hay manera de entrar. Nos lleva entonces a otra zona de la aduana para “arreglar” los papeles del coche. Disponemos de Carnet du Passage en Doune, un papel imprescindible para entrar en Senegal con un vehículo de más de 5 años de antigüedad y que se gestiona en España con aval bancario de por medio. Todo esto para evitar que vendas el coche. Como si tuviéramos pintas de vender la furgo en Senegal…

Ahí nos empieza a pedir dinero. “Todo va con recibo, confía en mí”. No tenemos otra opción. Nos tiene atados de pies y manos. Después, a otro lado a no sabemos qué. Y vuelta a empezar. Que si a la garita de policía donde ponen el sello, que si a lo del coche, que si a no sabemos donde. Y otra vez. Y otra vez. Y una más. Y otra. Mi desespero va en aumento y cuando después de 3 horas le digo que ya está bien, que me cuente como está el tema, me dice que el no lo soporta más y que nos espabilemos. En ese momento la desesperación y la impotencia es total. Continuamos una hora más detrás de este tipo que no nos solucionó nada. Al final dice que se va, que está de Ramadán y que esta “tres fatigué”. Pero que nos deja con otro amigo suyo, igual de jeta y aprovechado. Volvemos entonces a la policía del sello. Nada. Sin el maldito formulario no hay visado. Así que volvemos a ese antro de Internet y después de una hora y de pagar 52 euros cada uno nos dan un provisional. Para el visado definitivo tienes que esperar. Encontramos a dos chicos franceses que llevaban tres días esperando para conseguirlo, pero el mail no les llegaba (finalmente les llegó).

Con ese papel y gracias a que hace solo 10 días que empezaron con toda esta tomadura de pelo, les colamos un gol. Les dijimos que ese era el papel que nos pedían. Y en media hora, el sello. Con el sello en nuestros pasaportes, fuimos a acabar de arreglar el tema del vehículo. Media horita más. Noche cerrada ya hacía un par de horas casi. Finalmente lo conseguimos. Asqueados, enfadados, rabiosos y humillados por el gran timo de esta gentuza que se hacen llamar guías de tránsito, nos fuimos de Rosso para, esperamos, no volver nunca más.

Dormimos a 15 kilómetros, en la primera gasolinera que encontramos. Por fin. Un mal sabor de boca que nos quitó rápidamente el chico que trabajaba en esa gasolinera, todo un ejemplo de amabilidad y simpatía.

IMG_4800

IMG_4817

IMG_4835

IMG_4846

IMG_4858

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, frontera africana, jose ramon puig, ONG, Patrocinio, senegal, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Hacia Mauritania sin prisas

Dejamos atrás Marrakech y ponemos rumbo a una de las mecas del Windsurf, ahora Kite surf: Essaouira. La carretera que sale de Marrakech no tiene la misma magia ni la espiritualidad que sí posee el centro de la ciudad. Es fea, con tráfico, sucia y calurosa. Pero recta y plana, algo que se agradece después de tantas subidas y bajadas que impone la falda del Atlas. Poco a poco vas dejando atrás la modernidad del norte de Marruecos para encontrar algo, aunque sea por unos pocos kilómetros, de la esencia de Marruecos. Los potentes coches de lujo dejan paso a los burros cargados hasta los topes y tirando de un carro que en todos los casos se han fabricado con trozos de metal reutilizados.

También queda atrás, por el momento, el calor. A medida que alcanzas la costa la temperatura cambia considerablemente. Y el viento aumenta exponencialmente. La verdad es que se agradece. A mitad de camino lo que era una carretera nacional llena de parches y gente se convierte en una especie de autovía desierta por la que apenas circula nadie. Nosotros mantenemos nuestro ritmo. Unos 80km/h de marcador que, de momento, nos llevan a todas partes sin prisas pero sin pausas. Da igual que sea subida o bajada. La velocidad es la misma. No tenemos prisa. Aquí nadie tiene prisa.

En un par de horas alcanzamos Essaouira. Pero antes nos sorprende una cooperativa femenina dedicada a la fabricación de aceite de Argán. Aquí el Argán está por todas partes. El árbol, claro está. Y se aprovecha el tirón comercial que posee actualmente todo lo fabricado con Argán para conseguir unos Dirham. Decidimos parar a echar una ojeada y la decisión no puede ser mejor. Nos enseñan no solo el fruto del que se extrae el aceite, sino todo su proceso de fabricación y el de sus derivados: cremas cosméticas, mascarillas de pelo, champú, gel de baño, aceite para cocinar, pasta para untar… Esta cooperativa da trabajo a 60 mujeres que descascarillan, pelan, tuestan, machacan, calientan y hacen todo lo necesario con sus manos para conseguir finalmente que alguien disfrute del aceite de Argán.

Con una sensación de haber hecho las cosas bien al ayudar con la compra de algún producto a lo que nos pareció un gran avance en la lucha por los derechos de las mujeres en Marruecos, seguimos camino hasta entrar en Essaouria. Por el camino encontramos varias cooperativas más de mujeres dedicadas a la producción de aceite de Argán. Lo que pensábamos que era algo único pierde parte de su encanto al ver que es un gran negocio en esta zona. Pero, la verdad, nos da igual…

Essaouria no es grande, pero sí que es turística. Ya no es la meca que los windsurfistas encontraron hace décadas tranquila y bohemia y que aparece en todas las guías como una ciudad imprescindible de visitar. Sí que es cierto que posee un aire especial, que puedes pasear sin que nadie te moleste, que la Medina posee un punto de decadencia que la hace muy agradable. Pero hay algo que llama la atención: las cientos de tiendas que hay por la zona comercial no están muy abiertas a regatear y eso aquí es muy extraño. Puede ser por que los rusos han llegado hasta aquí con sus pulseras “todo incluido” y sus bolsillos bien llenos a través de buses lanzaderas desde Agadir. “Si no lo compras tú por 15DH, quizás lo compren ellos por 50”, deben pensar. No vamos a culparles. Aquí todos somos turistas y, unos más y otros menos, todos tenemos dinero para gastar.

Comemos. Es algo de lo que no hemos hablado todavía. En Marruecos la gran mayoría come fuera de casa. Es muy barato incluso para los marroquíes. Aquel dicho tantas veces usado para justificar un gasto extra de “es más barato comer fuera que en casa” aquí es cierto. Si buscas un poco encuentras menús completos por 35DH (menos de 3,40 euros). Y la comida es buena, aunque por ese precio olvídate de langosta y exquisiteces similares, claro. Y haces relaciones sociales y observas costumbres diferentes, como por ejemplo dar el pan sobrante a la mesa de al lado cuando tu ya has acabado de comer.

Después de comer damos una vuelta por el puerto de pescadores. Queremos hacer algunas fotos a las gentes que allí trabajan, pero siguen con su negativa a ser retratados. Es ver una cámara que les apunta y empezar a recriminarte. Duro trabajo el de Claudia por estos lares…

Agadir nos espera. Nos despedimos de Essaouria, con sus playas abarrotadas de gente, por una carretera que va bordeando la costa para después saltar al interior y volver al océano a falta de pocos kilómetros para llegar a nuestro destino.

DSCF0269

DSCF0273

DSCF0278

DSCF0286

DSCF0298

DSCF0299

DSCF0302

DSCF0304

DSCF0308

DSCF0312

DSCF0313

DSCF0316

DSCF0318

Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, Essaouira, jose ramon puig, ONG, Patrocinio, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3 syncro | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Volkswagen donará más de 10.000 euros!!!!

Volkswagen Vehículos Comerciales nos ha vuelto a sorprender dando a conocer la cuantía final del dinero recaudado para Breast Care International y sus hospitales Pace & Love. ¡¡10.310 euros!!

Nosotros como embajadores de esta ONG seremos los encargados de hacer la entrega simbólica de esta cantidad una vez lleguemos a Ghana, donde tenemos prevista la llegada en agosto. Evidentemente, NO LLEVAREMOS EL DINERO CON NOSOTROS, sino que Volkswagen Vehículos Comerciales realizará una transferencia internacional desde España a favor de Breast Care International.

La recolecta se llevó a cabo el pasado fin de semana del 14, 15 y 16 de junio durante la celebración de la 10ª Concentración FurgoVolkswagen que se celebró en Sant Pere Pescador, en las instalaciones del Camping La Ballena Alegre. Allí Volkswagen Vehículos Comerciales organizó un mercadillo solidario con precios populares y donó 10 euros por cada una de las furgonetas inscritas en la concentración.

En total 10.310 euros que ayudarán a luchar contra el cáncer en África. Estamos muy contentos y orgullosos de la generosidad de Volkswagen Vehículos Comerciales por habernos ayudado a lograr este sueño. Sin ellos, su esfuerzo y su pasión, no hubiese sido posible. Os lo hemos agradecido muchas veces, pero no nos cansaremos nunca de hacerlo. Así que… GRACIAS!!!

Categorías: 10fronterasfotofurgo, cancer, claudia maccioni, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, Patrocinio, Volkswagen Vehiculos Comerciales | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ya es oficial! Volkswagen Vehículos Comerciales apoya a 10fronterasfotofurgo!

Leed esto atentamente: Volkswagen Vehículos Comerciales y 10fronterasfotofurgo irán de la mano por el oeste de África y recaudarán fondos para el cáncer de mama en Ghana. Hemos estado esperando este momento hasta hoy y ahora ya podemos decir que es oficial. Volkswagen nos apoya!!!

Esta es la nota de prensa que la marca ha enviado a los medios:

La 10ª FurgoVolkswagen es el punto de partida para la recaudación de dinero con un mercadillo solidario y la aportación económica de Volkswagen Vehículos Comerciales por cada furgo que se acerque a la foto de grupo

Un periodista y una fotógrafa recorrerán más de 20.000 kilómetros a lo largo de 11 países a bordo de una Volkswagen Transporter T3 Syncro del año 1988

Once países para visitar, diez fronteras para cruzar, dos aventureros y una Volkswagen Transporter T3 Syncro como medio de transporte y vivienda. Estos son los elementos que resumen “10fronterasfotofurgo”, un proyecto solidario en el que Volkswagen colabora recaudando fondos para apoyar la lucha contra el cáncer en África a través de los hospitales Peace & Love. La 10ª FurgoVolkswagen será así el punto de partida de este viaje que además tiene como objetivo acercar la situación de las zonas más desconocidas de los países del noroeste de África. Para ello cuentan con una furgoneta muy robusta a pesar de su antigüedad, capaz de transitar por caminos y superficies de todo tipo.

Claudia Maccioni, fotógrafa de 31 años, y José Ramón Puig “Koke”, periodista de 39, se subirán a la Transporter T3 Syncro el 28 de junio en Barcelona dispuestos a recorrer durante tres meses más de 20.000 kilómetros por el oeste de África. Marruecos será su puerta de entrada a África, para luego cruzar Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea Bissau, Guinea Conakry, Costa de Marfil, Burkina Faso, Ghana y Togo hasta llegar a Benín.

La 10ª FurgoVolkswagen será el punto de partida para la recaudación de fondos. Volkswagen Vehículos Comerciales ha querido apoyar una acción solidaria orientada a apoyar la lucha y prevención del cáncer en África, una enfermedad muy extendida en el continente y la primera causa de mortalidad allí. Volkswagen organizará un mercadillo solidario para que todos los fans de las furgos que quieran colaborar con esta iniciativa lo puedan hacer, y hará aportaciones económicas por cada furgo que se acerque a hacer la foto de familia en la concentración. El dinero que se recaude irá íntegramente destinado a un proyecto en Ghana, a través de la ONG Breast Care Ghana, que centra sus esfuerzos en la lucha contra el cáncer de mama a través de sus hospitales Peace&Love.

El cáncer es una de las grandes desconocidas en África. Según los últimos estudios de la OMS, la enfermedad mata más gente que la malaria y el VIH juntos y se ha convertido en una carga inasumible para los países en vías de desarrollo. Claudia, que ha superado un cáncer de mama, quiere reflejar la realidad de las mujeres que padecen esta enfermedad en este país africano.

El viaje transcurrirá por las zonas menos turísticas, buscando la verdadera esencia de los poblados y gentes autóctonas de cada zona. Con Claudia detrás de la cámara de fotos y José Ramón como redactor, realizarán distintos reportajes para plasmar de forma cercana la realidad social de todos estos países.
El progreso del proyecto “10fronterasfotofurgo” se puede seguir en la red a través del blog https://10fronterasfotofurgo.wordpress.com, donde Claudia y José Ramón informan con regularidad del estado de la aventura. También tienen presencia en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube.

Una T3, la furgoneta solidaria

La elección de una Volkswagen Transporter T3 Syncro de 1988 responde a cuestiones prácticas y de versatilidad. Su fiabilidad y prestaciones en la conducción por cualquier tipo de carretera o camino y su uso como vivienda al mismo tiempo la hacen muy atractiva a la hora de afrontar cualquier reto. Además, este modelo se asocia a un espíritu de libertad, aventura y pasión que caracteriza a los dos integrantes del viaje.

La T3 Syncro utilizada es un modelo exclusivo. Solo se fabricaron 43.468 unidades en todo el mundo y 5.848 de este modelo en concreto (panelado). Ha recibido modificaciones como un motor TDI de 90 CV y nuevos amortiguadores Trail Master de gran capacidad de carga. Además se han instalado faros frontales de largo alcance y dos bacas portaequipajes en el techo. En el interior, los viajeros contarán con cocina de gas, nevera, calefacción estacionaria, cama doble tanto en la zona inferior como en la superior, iluminación por LEDs, doble placa solar y aislantes térmicos, entre otros equipamientos.

vw cancer ghana

vw cancer

logovw

Categorías: 10fronterasfotofurgo, cancer, claudia maccioni, jose ramon puig, ONG, Patrocinador, Patrocinio, Presentación | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Vídeo de presentación de nuestra aventura

Aquí tenéis un vídeo que podría ser uno más. Pero no. Éste es especial. Nos lo pasamos en grande haciéndolo. Y nos ha gustado mucho el resultado. Muchísimo! Es la presentación de la aventura, del proyecto de 10fronterasfotofurgo. Y el estreno de nuestro canal de Youtube. Ferran y Cris, de Swingyourpics, se encargaron de crearlo. Risas, repeticiones, tomas, descargas, montaña, tranquilidad, cena… Un fin de semana para recordar!
Muchas gracias a los dos. Sois los mejores!!!

Categorías: 10fronterasfotofurgo, Presentación, Ruta, swingyourpics, video | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Luna llena

Noches así sólo se viven cuando viajas en furgoneta. Aprendes a valorarlas y verlas de otra manera. http://instagram.com/p/X4wgLVw_C7/

Categorías: 10fronterasfotofurgo, camper, campervan, claudia maccioni, Facebook, Instagram, jose ramon puig, T3 Syncro Weinsberg, Twitter, volkswagen, vw, vw t3, vw t3 syncro, Weinsberg | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.