¿Cuántas farolas tiene tu pueblo?

Muchas ciudades europeas miden su competitividad con sus vecinas en aspectos como los servicios que tiene, los supermercados, los centros comerciales, las universidades, el equipo de fútbol o incluso las marcas de los coches matriculados. Pero deben estar equivocándose en algo. Que tu ciudad sea más importante que cualquier otra lo da el número de farolas que tiene a la entrada y a la salida de la calle principal. Hemos visto ciudades con kilómetros y kilómetros de farolas dándote la bienvenida, con grandes avenidas llenas de polvo y farolas por todas partes. Una seguida de otra. Y da igual la forma. Se pueden combinar farolas antiguas con algunos diseños que se denominarían “arriesgados” incluso para ciudades de diseño como Barcelona. Y entre medio de esas altas farolas, otras más modestas, las típicas que puedes ver en cualquier pueblo del pirineo.

Ejemplos los hay en todas las zonas por las que hemos pasado: El Alayún, Tarfaya, Guelmin o Tiznit en Marruecos; Nouackchott en Mauritania; Kayes o Sikasso en Malí; Bobo en Burkina; Yamoussoukro en Cote d’Ivore; Volgatanga en Ghana; o Thiés en Senegal. Parece ser que cuantas más farolas mejor. Con un denominador común. Ninguna funciona por la noche…

Y deberían, pues en cuanto anochece no se ve absolutamente nada. Y muchas veces tienes miedo de atropellar a alguien, a algún niño. Sobre todo en Senegal. Hay niños por la calle. Muchos niños y de toda clase. Los hay que van camino a la escuela. Hay algunos que pasan el rato mirando la gente pasar. También hay niños que juegan al futbolín. Y hay otros que viven en la calle. Senegal es el país de los niños. Hay tantos que parece una guardería. Pero los que llaman la atención son los niños de la calle. Los encuentras con sus latas vacías pidiendo que les eches no dinero, sino comida. La historia de estos pequeños es casi siempre la misma: una familia de la zona rural le confía a un familiar que vive en la ciudad el cuidado de uno de sus hijos. Pero ese familiar no quiere hacerse cargo del niño y lo abandona a su suerte. Muchos no saben dónde nacieron, ni cual es el poblado en el que viven sus padres. Existen algunas ONG’s en países como Ghana que intentan darles una profesión para el futuro, pero son sólo unos pocos afortunados los que acceden a esas ayudas.

Senegal, tan grande y tan verde. Llueve. Es el primer país donde la época de lluvias se deja notar. O el último, según se mire. Pero aquí, dejando a un lado Tambacunda y Kaolak llegas a Dakar y ves que algo no anda bien. En la capital se mezclan coches de lujo con humeantes vehículos de más de 40 años; mansiones de tamaño imponente con chabolas a sus lados; tiendas de lujo con vendedores ambulantes de huevos duros. Aquí, a Dakar, fueron a parar todas las sedes de las grandes empresas y organizaciones mundiales que huyeron de la guerra de Cote d’Ivore. El sueldo medio de un senegales es de 100.000 cefars, poco más de 150 euros. Pero el señor de World Food Programme (o Programa Mundial de Alimentos) que no hace nada más en todo el día que asistir a cursos de formación (en Senegal los cursos de formación son remunerados) dispone de un coche de 60.000 euros, dietas pagadas, casa pagada y sueldazo. Y no debemos olvidar que WFP forma parte de las Naciones Unidas y lucha contra el hambre… No nos parece la mejor manera de luchar contra nada el vivir como un rico cuando a tu alrededor hay gente que se tiene que espabilar con un euro al día.

Pero en este país hay cosas fantásticas, como nuestro querido Zebrabar. Hemos vuelto a estar allí. No podía ser de otra manera. La paz y la tranquilidad y el ambiente y la naturaleza. Todo junto en este estratégico campamento. Allí seguía la laguna, las mesas al borde del agua, las cabañas, las palmeras, los cocos, los empleados que son como de la familia… Queríamos llegar como fuese, aunque tuviéramos que dormir en una gasolinera a medio camino. Esta vez accedimos a través de una pista por el sur. 13 ó 14 kilómetros que las lluvias habían dejado llenos de trampas. Pero llegamos. Queríamos quedarnos dos noches, pero una gastroenteritis nos obligó a quedarnos cinco días. No estuvo mal, sobre todo pensando que la siguiente etapa nos llevaba a Mauritania y a Rosso… No pudimos acceder a Diama porque las lluvias habían inundado la pista de acceso. Volvíamos al infierno.

IMG_9892

IMG_9868

IMG_9837

IMG_9814

IMG_9775

IMG_9751

la foto-11

Anuncios
Categorías: 10fronterasfotofurgo, aventura, breast care international, camper, campervan, cancer, claudia maccioni, jose ramon puig, ONG, overland, Patrocinador, Patrocinio, peace and love hospital, senegal, T3 Syncro Weinsberg, Volkswagen Vehiculos Comerciales, vw t3, vw t3 syncro, Weinsberg | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “¿Cuántas farolas tiene tu pueblo?

  1. Araceli Tarancón

    Me ecanta vuestro relato y vuestras fotos y me recuerdan con nitidez mi viaje a la India y Nepal en coche desde Barcelona en el año 1976. La luz que despilfarraba Irán en aquella época habrîa sido màs que suficiente para iluminar todas las farolas de todos los paises actuales de Africa Occidental.

    • Wow! Menuda aventura viajar hasta India en el 76! Tienes algo escrito sobre ese viaje? Nos encantaría leerlo! Nos han recomendado Iran con mucha insistencia. Aunque ya no sea lo mismo, a ver si lo visitamos pronto.
      Gracias por tus comentarios, Araceli!

      • araceli tarancon egido

        Si, tengo unas cien páginas con el relato del viaje, escritas en máquina de escribir de la época y amarillas por el paso del tiempo. Pero como no tengo vocación de escritora ahí están, muriéndose de risa en un cajón….y lo escribí por la insisténcia de algunos amigos.

        A decir verdad si fué una aventura, y un poco loca, pues realizamos el viaje en 43 dias y eso comportó mucho riesgo para el coche y como consecuencia para los cinco compañeros. Este viaje hubiese necesitado tres meses para haber podido disfrutar de los lugares y del contacto con la gente…de la interación con la gente que es lo que a mi más me gusta, pero, era nuestro tiempo de vacaciones, y aún tuvimos que recuperar las horas de los quince dias de retraso.

        Irán! sin duda es un pais interesante pero no se como el actual régimen político puede influir en la acogida que se da a los visitantes. Supongo que si uno va a su rollo sin más, se podrá disfrutar del país sin problemas.

        Como siempre pendiente de vuestras próximas entregas…Cuando se acaba el viaje? Bueno, estamos en contacto. Un abrazo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: